Reapertura pondría en riesgo a “municipios de la esperanza”

En zonas como Oaxaca, donde su población cuenta con pocas comorbilidades, asociadas posiblemente a la pobreza, una reapertura apresurada los pondría en gran riesgo al no contar con capacidad hospitalaria si se contagian

Marquelia, Guerrero es uno de los municipios considerados por la Secretaría de Salud como "municipios de la esperanza". (Imagen de archivo)
- Publicidad -

El Gobierno federal anunció que a partir del 18 de mayo se tiene prevista la reapertura de 269 municipios del país repartidos en 15 estados del país, sin embargo el Índice de Vulnerabilidad creado por el Centro Mexicano de Ecología Industrial (CMEI) advierte de altos riesgos.

Señala, por ejemplo, que Veracruz, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Chiapas y Nuevo León, seis de las 15 entidades en donde se realizará la primera etapa de reactivación, más de 60 por ciento de la población tiene un alto riesgo de contraer COVID-19.

Esto, después de hacer un análisis de las características de los habitantes, como sexo, edad y las enfermedades que padecen.

El CMEI considera que al ser poblaciones tan pequeñas, su selección podría deberse más a un método de muestreo que a su realidad, ya que la mitad de estos municipios, es decir, 157 no superan los 2 mil 500 habitantes, así que “el número de pruebas en esos lugares debe ser del orden de cero… uno, dos o tal vez tres para cada uno. No necesariamente están libres de contagio sino que a tamaños pequeños de población aumenta la probabilidad estadísticamente hablando, de poder clasificarlo así”.

Daniel Ávila, cofundador del CMEI considera que al parecer hay una apuesta de cierta “inmunidad” porque se refieren a zonas con barreras geográficas naturales, o sea un aislamiento natural.

Pero uno de los grandes riesgos de reabrir de forma prematura algunas zonas del país como esos municipios, en donde su baja vulnerabilidad está acompañada de pocos recursos hospitalarios, es que si comienzan los contagios no habrá con qué atacarlos.

El investigador ejemplifica el riesgo con Nuevo León, entidad que aparece tanto como parte de los “municipios de la esperanza” como en el semáforo verde para retomar actividades, pero si las medidas de mitigación disminuyen drásticamente, el 64 por ciento de su población está en riesgo de contagiarse con el coronavirus.

Y es que ahí se cuenta con 5 millones de habitantes que tienen más de 10 años y padecen obesidad, hipertensión, diabetes, tabaquismo, insuficiencia renal u otras enfermedades cardiovasculares y más de un millón que están por encima de los 60 años con las mismas condiciones de salud.

Tales condiciones de salud elevan de manera significativa la probabilidad de infectarse. Y todos estos pacientes recaerían en un sistema de salud que, hasta diciembre de 2019, contaba solo con 6 mil 715 camas disponibles.

De los 262 “municipios de la esperanza”, 200 se encuentran en Oaxaca, estado con baja vulnerabilidad a la pandemia, según el índice de CMEI, como resultado que en promedio, solo 11 por ciento del total de su población tiene alguna de las enfermedades crónicas que agravan la condición de una persona cuando contrae COVID-19.

Este indicador podría estar en riesgo con una reapertura acelerada y si los 2 millones de habitantes que tiene una mayor vulnerabilidad ante el virus requieran servicios hospitalarios, el sistema no alcanzaría, pues hasta 2019, en todo Oaxaca se tenía el registro de apenas 2 mil 869 camas de hospital.

(Con información de El Universal)

Comentarios