¡Qué poca salud!

- Publicidad -

La salud, la educación y el trabajo digno son un síntoma de bienestar que no acaba de cuajar en México. Parecemos resignados a ser los subordinados de quienes somos jefes, y vivir de los favores de esos infelices que nos secuestraron el futuro.

Comentarios