Pura obra negra el 50% de los hospitales de Peña Nieto

Debido a la falta de planeación, la mitad de los proyectos hospitalarios del exmandatario priista se convertirían en un riesgo estructural

- Publicidad -

Casi la mitad de los 326 hospitales y unidades médicas sin concluir, en los que invirtió el gobierno de Enrique Peña Nieto, no podrán funcionar pues los inmuebles serían un riesgo para la ciudadanía.

Un reporte que la Secretaría de Salud (SSA) entregó al presidente Andrés Manuel López Obrador en torno a la conclusión y análisis de las obras en el país, revela que 160 obras (49% de las 326) se encuentran suspendidas por considerarlas con riesgo.

Según fuentes de la Presidencia, algunas de las edificaciones presentan fallas estructurales o no fueron bien planeadas de origen.

Si bien López Obrador había afirmado que todas las unidades y hospitales serían rehabilitados para su financiamiento, el corte de abril que la SSA le presentó esta semana indica que “aquellas obras que se encuentran suspendidas no podrán concluirse, toda vez que no cuentan con los mínimos (requisitos de edificación) indispensables”.

Son “160 obras, en las cuales se invirtió presupuesto en el sexenio anterior, no podrán ponerse en funcionamiento, ya que de hacerlo sería un riesgo”, advierte el documento.

Se precisa que son 123 las unidades médicas y 37 hospitales los que ya no continuarán su construcción.

Asimismo, de las 326 obras inconclusas que fueron heredadas de administraciones federales anteriores, 75 no cuentan con un proyecto maestro de infraestructura.

Se establece que “solo aquellas construcciones que pasaron por un proyecto de planeación cuentan con un Plan Maestro de Infraestructura”.

De acuerdo al documento, debido a retrasos en la remodelación y construcción de las obras, solo tres unidades médicas pueden ser inauguradas en su totalidad, que se encuentran en León, Guanajuato; Ahome, Sinaloa, y Othón P. Blanco, Quintana Roo.

De 251 obras, siete reportan un 90% de avance, y se encuentran en Tijuana, Saltillo, Meztitlán, Mazatlán, Coatzacoalcos y Fresnillo.

Con un 80% de avance se encuentran tres unidades médicas, las cuales se ubican en Saltillo, Chiapas y Mérida.

De las 160 obras que ya no podrán construirse, 56 unidades pertenecían al Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y se encuentran en abandono de reconstrucción o remodelación.

Por su parte, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó en el documento “Obras en proceso de construcción segundo nivel”, que también hay retrasos en al menos siete inmuebles de los hospitales generales de zona.

Por ejemplo, los nuevos centros médicos de Ciudad Acuña, Atlacomulco y Pachuca comenzaron a construirse en 2017, pero aún no se han concluido.

Desde hace dos años, inició la construcción del hospital general de zona de Ciudad Acuña, Coahuila, pero a principios de este año solamente llevaba un avance del 26 por ciento, y ha consumido más de 551 millones de pesos.

En lo que respecta al que se está instalando en Atlacomulco, Estado de México, lleva un 50 por ciento de avances a inicios de 2019, y tiene un presupuesto de 663 millones de pesos.

Un caso especial es el Hospital General Regional de San Alejandro, Puebla que inició su construcción en julio de 2018 y solo lleva un avance del 2 por ciento, y se tiene un presupuesto de 2 mil 49 millones de pesos.

Respecto al Hospital General de Zona número 5 de Atlixco, Puebla se tenía contemplado que finalizaría su construcción en marzo pasado, pero solo lleva un 35 por ciento de avance.

(Con información de El Universal)

Comentarios