Protagoniza AMLOVE debate presidencial

El Peje fue el centro del debate, por ser blanco de los mayores ataques y fue criticado ¡por no responder a ninguno!

- Publicidad -

Este domingo se celebró el primer debate presidencial y a Andrés Manuel López Obrador, le echaron montón.

Así lo aseguró el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, quien con el discurso de “amor y paz”, reiteradamente se salió por la tangente.

Confiado en las ventajas que proyectan las últimas encuestas a su favor, el fundador de Morena fue evasivo.

El del PRI, José Antonio Meade y el de Por México Al Frente, Ricardo Anaya, contrariaron las cifras que El Peje presentó, cuestionaron su declaración pública de bienes y hasta le subrayaron puntualmente la página de un libro de su autoría en la que se refiere al empresario Alfonso Romo (su prospecto de jefe de Gabinete) como “corrupto” por haber participado en el caso del Fobaproa.

Pero él, guardó silencio.

El favorito en las encuestas, se limitó a decir que en el polémico tema de “amnistiar a delincuentes” lo habían malinterpretado.

“Primero aclarar que la amnistía no significa impunidad porque se ha manejado desde luego de manera malintencionada que yo quiero sacar de la cárcel a todos los delincuentes que han cometido delitos”, dijo López Obrador.

Pero los candidatos de las principales fuerzas políticas e incluso los independientes (Margarita Zavala y Jaime Rodríguez) arremetieron contra su propuesta; aseguraron que sus palabras fueron claras, y que en su momento habló de “amnistía”, la cual indudablemente significa perdón.

Otros sin embargo fueron más claros en sus ofertas.

Por mencionar un caso, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, se fue duró y a la cabeza en contra de los delincuentes, a quienes advirtió que de llegar a la Presidencia les “mocharía la mano”.

Al ser cuestionado por la moderadora Azucena Uresti sobre el significado de su propuesta, “El Bronco” respondió que su intención era literal y que la presentaría al Congreso: que a los delincuentes ¡se les corte la mano!

Cabe mencionar que, minutos antes, el neoleonés señaló que López Obrador ¡decía muchas barbaridades!

En materia de seguridad, el candidato Ricardo Anaya delimitó su propuesta en la prevención (recurrir al deporte, la cultura y la educación) y en enfrentar el problema con una nueva estrategia (desmantelar a las organizaciones criminales y profesionalizar y certificar a las policías).

Ademas, puso otro polémico tema sobre la mesa al manifestarse a favor de un fiscal general independiente.

A este respecto, lo que El Peje dijo, es que era necesaria una terna propuesta por el presidente de la República y votada por el Congreso.

Hay que recordar que en enero pasado, el tabasqueño propuso para la Fiscalía General de la República al exprocurador de justicia (2000-2006), Bernardo Bátiz.

Y mientras insistía en ser como Juárez, Madero y Lázaro Cárdenas, a Andrés Manuel lo acusaban de haber pactado con Elba Esther Gordillo y Napoleón Gómez Urrutia, además de haber ofrecido su perdón a Carlos Salinas de Gortari y al propio Enrique Peña Nieto. 

En el encuentro, José Antonio Meade se encargó de señalar a Ricardo Anaya de estar o involucrado en un caso de lavado de dinero en torno a la compra venta de una nave industrial.

Anaya respondió que no hay acusaciones oficiales en su contra y mostró la resolución judicial del caso en la cual, presumió, no aparece su nombre.

También Meade, se jactó de haber participado en las denuncias que derivaron en las detenciones de mandatarios estatales como Javier Duarte y Roberto Borge, desde la Secretaría de Hacienda.

Anaya Cortés, reviró: fueron más bien, las alternancias en los Gobiernos, los cuales ahora están encabezados por quienes fueron candidatos del PAN.

A ese respecto, el queretano ejemplificó con el caso de Coahuila, donde el cuestionado mandatario Rubén Moreira, lejos de estar bajo escrutinio, fue premiado con una candidatura plurinominal al Congreso.

Y eso, porque en la administración estatal volvió a quedar un priista: Miguel Riquelme.

La cereza del pastel la pusieron los moderadores, quienes en más de una ocasión incomodaron  a los aspirantes presidenciales con preguntas como “¿usted ha mentido?”, hasta llegar acorralarlos con sus posicionamientos sobre temas tan escabrosos como el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sobre este tema, Margarita Zavala dijo que, si bien era partidaria del matrimonio entre hombres y mujeres, respetaría la voluntad de quienes quisieran hacer uniones entre otros géneros.

Para algunos analistas la participación de Zavala y Rodríguez Calderón no tuvo mayor relevancia.

Para otros, la pasividad de El Peje podía derivar en la disminución de la brecha que lo separa del exdirigente del blanquiazul, Ricardo Anaya, la cual hasta hace unos días era de 22 puntos, según una encuesta del diario Reforma.

Los candidatos volverán a verse las caras en el segundo debate que se celebrará el próximo 20 de mayo en la ciudad de Tijuana, Baja California, el cual estará enfocado en comercio exterior e inversión y temas de migración.

El tercer encuentro será el 12 de junio en Mérida, Yucatán, y tendrá como temas principales la economía y el desarrollo.

Comentarios