Primera parte

- Publicidad -

El parto de la Guardia Nacional no fue tan rápido e indoloro como muchos esperaban. La tensión y los riesgos valieron la pena porque la criatura nació sana. Ahora vienen las leyes secundarias, que podrían ser las vacunas salvadoras pero también las enfermedades congénitas.

Comentarios