Presidente sudanés declara estado de emergencia por… un año

Presidente Omar al-Bashir. Foto: ASHRAF SHAZLY / AFP
- Publicidad -

El presidente sudanés Omar al Bashir declaró el viernes el estado de emergencia en todo el país durante un año y disolvió el gobierno, luego de dos meses de manifestaciones cuyos organizadores llamaron a continuarlas hasta la partida del presidente.

“Anuncio el estado de emergencia en todo el país durante un año” declaró Bashir en un discurso televisado a la Nación.

El presidente también anunció “la disolución del gobierno a nivel federal y provincial”.

Los problemas económicos deben ser tratados por personas calificadas y por ello formaré un gobierno compuesto por personas con las cualidades” requeridas, agregó sin precisar cuándo anunciaría el nuevo gobierno.

Cinco ministros de gobierno saliente, entre ellos los de Relaciones Exteriores, Defensa y Justicia, conservarán su cartera, anunció unas horas más tarde el presidente sudanés, quien también nombró a la cabeza de las 18 regiones del país a 16 oficiales del Ejército y dos responsables de seguridad.

Los organizadores de las protestas llamaron inmediatamente después del anuncio a continuar las manifestaciones hasta que el presidente dimita.

“Llamamos a nuestro pueblo a seguir las manifestaciones hasta que el objetivo principal de este levantamiento, que es la partida del jefe del régimen, se alcance”, indicó en un comunicado la Asociación de Profesionales Sudaneses (APS).

Las protestas arrancaron el pasado 19 de diciembre, entre denuncias de corrupción del régimen y mala gestión económica.

Las primeras manifestaciones se iniciaron en la ciudad de Atbara, después de que el gobierno anunciara que se triplicaba el precio del pan.

Rápidamente los manifestantes exigieron el fin del régimen, en manos de Bashir desde hace tres décadas.

Hasta ahora han muerto oficialmente 31 personas, aunque la organización de defensa de los derechos humanos Humans Rights Watch dio una cifra de 51 muertos, incluidos médicos y niños.

Los servicios de seguridad del gobierno han detenido a centenares de personas, incluidos periodistas y activistas.

Bashir, de 75 años, llegó al poder en Sudán en 1989, mediante un golpe apoyado por islamistas, poniendo fin al gobierno de Sadiq al Mahdi.

La Corte Penal Internacional acusa a Bashir de crímenes de guerra y genocidio a causa del conflicto en Darfur.

Además del fin de las subvenciones al pan, Sudán, que perdió tres cuartas partes de sus reservas de petróleo desde la independencia de Sudán del Sur en 2011, enfrenta una inflación de casi 70% anual.

(AFP)

Comentarios