¿Por qué con el PRI, Andrés?

- Publicidad -

Probablemente muchos lectores, antes de terminar de leer este texto, ya me están juzgando de ingenuo, estúpido o algún otro adjetivo calificativo, tan solo por leer el título y haber confiado en López Obrador.

Algunos otros, llegarán con la típica cantaleta que usamos para señalar un error anticipadamente advertido: “te lo dije”. Por otro lado, surgirán otras opiniones como que en la política todo se vale o el fin justifica los medios, a pesar de haberse tratado de reformas a la Constitución para la creación de una Guardia Nacional con un mando civil aunque operativamente depende totalmente de las Fuerzas Armadas.

Tal como lo manifesté en este espacio desde diciembre, cuando iniciaron las primeras audiencias públicas en torno al tema, la reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional, con las características y atribuciones definidas en la minuta aprobada, no me parece la solución adecuada para resolver los graves problemas de seguridad pública del país y en cambio representa un grave peligro a mediano plazo por el nivel de poder que le otorgan a las fuerzas castrenses.

Para todos era claro que Morena necesitaba de un aliado adicional al PT y al PES para lograr la mayoría calificada y hacer los cambios constitucionales; de eso, a negociar con el PRI, hay una gran distancia e implica muchas circunstancias más.

¿Quién puede atreverse a señalar como cierto el posicionamiento de la bancada priista en la Cámara de Diputados, del legislador Rubén Moreira sobre el dictamen de la Guardia Nacional?

Desde Tribuna, el de Coahuila señaló que apoyarían el proyecto porque estaban convencidos de que debe haber una oportunidad; el exgobernador destacó las diferencias entre la propuesta original y la que se iba a votar, porque ya se contemplaba un mando civil, como si nadie le hubiera leído las letras chiquitas del dictamen, afirmó:

“La fracción parlamentaria del PRI, después de muchas horas de discusión ha decidido votar en favor de esta reforma constitucional, lo hacemos pensando en México, en las niñas y los niños que son el futuro de la nación, en los jóvenes que queremos ver triunfantes, y en las mujeres y hombres que han padecido la violencia”, sostuvo el legislador. 

“Vamos a crear instituciones que contribuyan a la paz”, dijo Moreira a favor de la Guardia Nacional.

“El mandato de mis compañeras y compañeros de bancada es señalar que nosotros no regatearemos nada al esfuerzo de paz”, añadió.

¿Ya se les olvidó quiénes son los Moreira que gobernaron Coahuila durante doce años?

A mí no, como tampoco se me ha olvidado lo que le ha hecho el PRI a México, ya olvidemos al PRI del siglo pasado, con el del último sexenio es suficiente, ni siquiera es necesario precisar la catástrofe heredada.

El sentido del voto priista en la Cámara de Diputados, avalando la creación de la Guardia Nacional, no fue un acto patriótico, ni de conciencia, mucho menos pensando en el futuro de México, fue un acto, única y exclusivamente, pensando en la supervivencia de su instituto político.

Ante la debacle electoral, el desmantelamiento de su estructura y el cierre de la llave de todos sus ingresos vía corrupción, el PRI estaba destinado a morir; situación muy distinta al año 2000 cuando perdió el poder por primera vez, pues en aquel entonces, la mayoría de las gubernaturas aún le pertenecían (literal) y lo financiaron durante doce años, incluyendo la campaña electoral de Peña Nieto, razón por la cual este último les permitió robar hasta el hartazgo, pagando así, los favores recibidos.

La negociación de esta primera votación, es para el PRI una bocanada de aire fresco, es darles la oportunidad de seguir existiendo, a pesar de que han sido ellos quienes en gran medida, saquearon e hicieron mierda a la nación.

Sin temor a equivocarme y con la esperanza de estar equivocado, la votación del dictamen de la Guardia Nacional, es la primera del contrato, el camino pareciera estar trazado para que el PRI subsista y se convierta en el PVEM del ayer.

La interrogante sin desperdicio sería: ¿Por qué con el PRI, Andrés?

El costo para el país, puede ser excesivamente caro.

Comentarios