Policías capitalinos violaron los protocolos en la detención de Marco Antonio

No servía la videocámara instalada al interior de la patrulla y no notificaron a sus superiores la detención del menor.

- Publicidad -

Fueron cuatro los policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México los que detuvieron, por cinco minutos dicen ellos, al joven Marco Antonio Sánchez.

Dos están prófugos, uno de ellos ya se amparó.

Los otros dos, son los que sus superiores han enviado a hablar con los medios de comunicación para decir que actuaron conforme a la ley.

Sin embargo, han quedado evidenciadas violaciones a los protocolos.

Los policías dicen que detuvieron a Marco Antonio por una denuncia de robo, pero no dieron aviso a sus superiores de haber detenido a una persona y menos que se trataba de un menor de edad.

Pero aún hay más: la cámara de video que tiene la patrulla a la que subieron a Marco Antonio no funcionó.

La Procuraduría de Justicia local investiga si esa cámara fue apagada a propósito o hubo una falla técnica.

No obstante, fuentes del gabinete de seguridad de la capital aseguran que el GPS de la patrulla y el radio sí estaban activados.

Pero el que no funcione la cámara, instrumento instalado en la patrullas para evitar violaciones a los derechos humanos, es una falta flagrante de la autoridad y un atentado, en este caso, contra un menor de edad.

Los policías tampoco dieron aviso a los mandos, ni al C2 para que los monitoreara, lo que hace pensar que su actuación no fue la que ellos presumen, la de haber actuado en el marco de la ley.

Expertos consultados por Milenio, como Simón Hernández, del Instituto de Justicia Procesal Penal, dijo en entrevista con Azucena Uresti que no debe descartarse la posibilidad de una desaparición forzada, pues Marco Antonio estuvo bajo custodia de autoridades de la Ciudad de México y del Estado de México.

Dos policías prófugos, dos que han dado entrevistas en donde sus dichos no hacen más que confirmar que lo que sucedió con Marco Antonio no se ajustó a la ley…

¿Qué esperan Hiram Almeida y Miguel Ángel Mancera para poner un castigo ejemplar a quienes violaron los derechos de un menor de edad y se brincaron los protocolos de actuación de quien debe velar por la seguridad de los capitalinos?

(Con información de Milenio)

Comentarios