Periodistas de Reuters en Birmania pierden apelación contra condena a 7 años de cárcel

Wa Lone. Foto: Ye Aung THU / AFP
- Publicidad -

Dos periodistas birmanos de Reuters acusados de violar secretos de Estado por haber investigado una masacre de musulmanes rohinyás por parte del ejército de Birmania, perdieron este viernes una apelación contra su condena a siete años de cárcel.

“El veredicto en primera instancia no fue incorrecto y estuvo de acuerdo con las leyes vigentes. La corte decidió rechazar la apelación” de los dos reporteros, dijo el juez Aung Naing ante una sala repleta de periodistas y diplomáticos.

La defensa de los dos reporteros puede recurrir ahora a la Corte Suprema.

Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, fueron nuevamente declarados culpables de violar la ley de secretos de Estado, que se remonta a la época colonial.

Kyaw Soe Oo

Los dos reporteros están acusados de obtener documentos relacionados con las operaciones de las fuerzas de seguridad birmanas en el estado de Rakáin, una región en el noroeste de Birmania, que es escenario de abusos contra la minoría musulmana rohinyás.

La represión militar de esta comunidad musulmana en 2017 fue calificada de genocida por la ONU y obligó a 700 mil rohinyás a exiliarse en Bangladesh.

Ambos están encarcelados desde su arresto en diciembre de 2017.

Su condena tuvo un fuerte impacto internacional y ha sido considerada como el resultado de un juicio diseñado para impedir el trabajo de los periodistas que cubren las acciones del ejército contra los rohinyás.

Desde entonces, el ejército reconoció una matanza en septiembre de 2017 y siete militares fueron condenados a 10 años de cárcel.

Los dos periodistas siempre defendieron que se les había tendido una trampa.

Y uno de los policías que testificó en el caso reconoció que la cita durante la cual se les entregó los documentos clasificados había sido una “trampa” para evitar que siguieran con su investigación.

Este nuevo fallo podría tensar todavía más las relaciones entre la comunidad internacional y Birmania, donde los militares, en el poder desde hace décadas, siguen controlando las riendas del país pese a la llegada al poder en 2016 del gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

Este caso suscita duras críticas en todo el mundo, desde Naciones Unidas y numerosos países occidentales hasta organizaciones de defensa de la libertad de prensa, que reclaman desde hace meses la absolución de los periodistas.

Las autoridades birmanas tienen que “corregir esta injusticia” e indultar a los dos periodistas, reaccionó a la salida del tribunal el embajador de la Unión Europea en Birmania, Kristian Schmidt.

El Departamento de Estado estadounidense, por su parte, se dijo “profundamente decepcionado” por el veredicto y prometió defender a los dos periodistas.

“La justicia birmana demuestra que está determinada a castigar a Wa Lone y Kyaw Soe Oo aunque solo estaban haciendo su trabajo”, lamentó por su parte Daniel Bastard, representante de la ONG Reporteros Sin Fronteras, tras haber advertido antes que un veredicto así podría ser “devastador” para la imagen del país.

Para Amnistía Internacional, el único objetivo de esta decisión es “intentar disimular los abusos cometidos en el estado de Rakáin”.

Desde 2017, más de 700 mil rohinyás huyeron de la región por las atrocidades cometidas por el ejército birmano y milicias budistas, y se refugiaron en precarios campamentos en el vecino Bangladesh.

Los investigadores de la ONU reclaman una investigación por “genocidio” contra varios altos responsables militares.

Pero pese a toda esta presión, la justicia birmana mantuvo sus acusaciones.

Si los documentos en posesión de los periodistas “se hubieran encontrado en manos de terroristas, estos hubieran podido fomentar fácilmente nuevos ataques”, afirmó, en el juicio en primera instancia, el fiscal Kyaw Min Aung.

El gobierno birmano por su parte ha permanecido siempre en silencio, alegando la independencia de la justicia.

Aung San Suu Kyi, ya muy criticada por su mutismo frente al drama rohinyá, justificó el encarcelamiento de los dos hombres no “porque eran periodistas” sino porque “habían infringido” la ley.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo fueron designados, entre otros periodistas, como personalidades del año 2018 por la revista Time.

(AFP)

Comentarios