Periodista del NYT sale de Colombia tras publicación que compromete a fuerzas militares

Soldado colombiano. (Imagen de archivo) Foto: DANIEL MUNOZ / AFP
- Publicidad -

El periodista del diario estadounidense The New York Times, Nicholas Casey salió de Colombia tras recibir “acusaciones falsas” del oficialismo, por una publicación que compromete a las fuerzas militares, informó este domingo el corresponsal.

“He tomado la medida de mantenerme fuera del país por las acusaciones falsas que fueron lanzadas ayer en Twitter por (la senadora oficialista) María Fernanda Cabal y replicadas por varios políticos en las últimas 24 horas”, señaló Casey en un mensaje enviado a la prensa.

Esto tras el reportaje “Las órdenes de letalidad del ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales” publicado el sábado.

El periodista denunció que el ejército colombiano estaba exigiendo a sus tropas “duplicar” las bajas y capturas en combate, sin pedirles “perfección” ni total “exactitud” al “ejecutar ataques letales”.

La congresista Cabal publicó en Twitter fotos del corresponsal y escribió: “Este es el ‘periodista’ Nicholas Casey, que en 2016 estuvo de gira con (la guerrilla de) las FARC en la selva ¿Cuánto le habrán pagado por este reportaje? ¿Y por el de ahora, contra el ejército de Colombia?”.

El mensaje se viralizó y otros simpatizantes del partido derechista del presidente Iván Duque se sumaron a las críticas.

The New York Times respondió en la misma red social: “Informamos de manera precisa e imparcial (…) En este caso, simplemente informamos de lo que dicen los documentos escritos por el ejército, así como información proveniente de los mismos oficiales colombianos”.

Ante la polémica, el ministro de Defensa describió como “lleno de inconsistencias” el artículo, en una declaración junto a Duque.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez escribió a su vez en Twitter que Duque “tiene suficientes argumentos para desvirtuar” lo publicado.

Por su parte, la Asociación de Prensa Internacional de Colombia señaló en un comunicado que la “estigmatización” de los periodistas “pone en peligro” su vida y pidió una “rectificación” a los implicados.

El director para las Américas de la ONG Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, había dicho el sábado: “Estas prácticas sugieren que el actual Ejército y el Ministerio de Defensa no han aprendido nada de uno de los capítulos más oscuros de la historia de Colombia, el de los falsos positivos. Estos incentivos ponen en serio riesgo a la población civil”.

Los llamados “falsos positivos” eran una práctica utilizada por la fuerza pública entre 2002 y 2008, bajo el gobierno de Álvaro Uribe, padrino político de Duque, de ejecutar personas a las que hacían pasar por guerrilleros muertos en enfrentamientos.

Según HRW, “más de 3 mil civiles” habrían sido asesinados así en ese periodo. Según la fiscalía, 961 uniformados han sido condenados por ese delito.

Colombia, principal productor mundial de cocaína, vive un conflicto armado que durante medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcotraficantes, con un saldo de más de ocho millones de víctimas.

Iván Duque, presidente colombiano

El ministro de Defensa de Colombia describió el sábado como “lleno de inconsistencias” el artículo que denuncia incentivos dentro el ejército que pondrían en riesgo la vida de civiles inocentes.

“El artículo está lleno de inconsistencias, algunas fechas no coinciden, los informes no son precisos (…) habla de pelotones cuando en realidad son escuadras de muy pocas personas, habla de un número de capturados inferior al que efectivamente se dio”, declaró el jefe de la cartera, Guillermo Botero.

“No voy a dejar que enloden su gobierno con unos comentarios que estoy seguro serán desvirtuados en su totalidad”, agregó.

En el reporte periodístico se señala: “Hay que lanzar operaciones con un 60-70 por ciento de credibilidad y exactitud, lo que deja suficiente margen de error como para que esa política ya haya ocasionado asesinatos cuestionables”, dijeron dos oficiales anónimos citados por el diario.

(AFP)

Comentarios