Perdona la PGR a presunto líder huachicolero

Está en libertad e involucrándose en la política

- Publicidad -

El Cachetes anda suelto.

Pese a haber sido señalado como un líder huachicolero en Puebla y habérsele decomisado armas de uso exclusivo del Ejército en su propia casa, Othón Muñoz Bravo negoció con la PGR y recibió beneficios legales para no pisar la prisión.

Antes de que Enrique Peña Nieto dejara la Administración federal, el Cachetes se acercó a la dependencia judicial, entonces a cargo de Alberto Elías Beltrán y finalmente no lo sentenciaron más que por uso de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, le disminuyeron la condena a solo tres años con 10 meses de cárcel y le impusieron una multa de 6 mil 416 pesos.

Nunca fue acusado de robo de combustible.

“Conforme a la reducción de sanciones solicitada por el Ministerio Público de la Federación, se imponen a Othón Muñoz Bravo las penas de 3 años 10 meses de prisión y multa de 85 Unidades de Medida y Actualización, equivalente esta última a 6 mil 416.65 pesos”, señala la sentencia dictada el pasado 08 de agosto.

El Cachetes sigue en libertad y codeándose con políticos de la entidad.

El año pasado reapareció en una reunión privada convocada por el exgobernador poblano Mario Marín para respaldar las aspiraciones de los candidatos priistas a diputados federales: Ramón Fernández, por el distrito 11 en Puebla y Ricardo Urzúa, por el distrito de Huauchinango.

Cabe recordar que el Cachetes tuvo vínculos con dirigentes del blanquiazul en Puebla como el propio exmandatario estatal Rafael Moreno Valle.

En enero de 2018 se difundió una fotografía en la que Muñoz aparecía en un convivio con Javier Lozano y el magistrado federal Carlos Loranca Muñoz.

Después de ello, Javier Lozano siguió con su comportamiento ordinario, pero el magistrado fue suspendido por el Consejo de la Judicatura Federal.

En agosto de 2017, en un operativo especial de la Marina se logró decomisar dos rifles AR15, un cuerno de chivo AK47, dos armas 9 MM, 6 vehículos blindados, metanfetaminas, cocaína, mariguana y cristal en la casa del Cachetes. Además de que dos de sus gasolineras le fueron clausuradas.

Pese a ello, al menos cuatro gasolineras de su propiedad fueron recientemente regularizadas en el municipio de Puebla, hoy operan con la marca MaxFuel y sigue recibiendo combustible de Pemex.

(Con información de Reforma)

Comentarios