Peor imposible

- Publicidad -

La manifestación de impacto ambiental de “Dos Bocas” no arroja buenas noticias. No obstante, el ánimo del gobierno se mantiene ecuánime como si el proyecto fluyera sin trabas. ¿Tendremos que aguantar el suspenso hasta que brinque el primer amparo?

Comentarios