Peña Nieto pretende protección transexenal a su legado, las reformas

El Presidente pretende pasar a la historia como el gran reformador y no está dispuesto a que la pérdida de la Presidencia en 2018 origine, a su entender, un retroceso.

- Publicidad -

A punto de entrar a su último año de gobierno, el presidente Peña Nieto envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de reformas a la Ley de Planeación, con el objetivo primordial de blindar y dar continuidad a las reformas estructurales aprobadas en su sexenio y que estas sean incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) del próximo mandatario federal, sin importar la fuerza política que gane la Presidencia.

La propuesta estableció que el PND deberá contemplar consideraciones y proyecciones por lo menos a veinte años.

Obviamente, una de las reformas que podría sujetarse a este esquema sería la energética aprobada en 2013, que dentro de su legislación incluye un esquema de implementación gradual, el seguimiento y la transición del sector energético. 

La Reforma Educativa es otra de las cuales entrarían en este esquema, debido a la complejidad de su implementación y al retraso de los resultados tangibles así como los cambios que aún están pendientes.

La Presidencia considera que el PND deberá contener un diagnóstico general sobre la situación actual de los temas prioritarios para detonar el desarrollo nacional; objetivos específicos para atender los temas prioritarios identificados en el diagnóstico, estrategias para alcanzar las metas trazadas en el mismo y los indicadores de desempeño para darle seguimiento a los avances.

La iniciativa abre el PND a la participación de los órganos reguladores “autónomos”, como la CNDH, la  COFECE y el IFT, así como a los gobiernos de las entidades federativas, la sociedad civil y pueblos y comunidades indígenas, para su construcción, diseño y elaboración, como una forma de simular que el futuro de la nación de al menos los próximos 20 años, lo construiremos todos, de manera democrática e incluyente.

La aprobación del PND correrá a cargo de la Cámara de Diputados para homologar la legislación con lo establecido en el artículo establecido en la Constitución.

Bajo el mismo esquema de simulación, la Secretaría de la Función Pública será quien realice el control interno y la evaluación de la gestión gubernamental, respecto de las acciones que lleven a cabo las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal en el cumplimiento del PND y sus programas.

La SHCP dará seguimiento a los avances de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal en el logro de los objetivos y metas del PND y sus programas, con base en el Sistema de Evaluación previsto en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y deberá publicar el seguimiento en su Portal de Transparencia.

Finalmente, en un punto que podría convertirse en un álgido tema por aquello del federalismo, se precisa que el Ejecutivo federal podrá convenir con autoridades de todos los órdenes de gobierno y entidades federativas para llevar a cabo la planeación integral de cada estado y municipio, para dar congruencia a la planeación nacional.

Comentarios