¿QUÉ PASA EN LA UNAM?

- Publicidad -

Todo México se pregunta: ¿Qué pasa en la UNAM?

¿Por qué justo en este momento, cuando hay un gobierno que termina y otro está por comenzar, cuando la comunidad universitaria se prepara para conmemorar el 50 aniversario del movimiento estudiantil del 68 y el país, al parecer, camina hacia un cambio de régimen, estalla un conflicto con muchas manos y ninguna cabeza?

Durante varios días han circulado por las redes sociales una serie de versiones que ubicaban el origen del conflicto en el  intento de derrocar al rector de la UNAM, Enrique Graue.

¿A qué grupos, partidos o líderes políticos podría interesarles desestabilizar en este momento la máxima casa de estudios? ¿Quiénes y con qué propósito?

López Obrador, presidente electo, se reunió con el rector e hizo un llamado a los jóvenes a no dejarse manipular, a mantener la estabilidad de la UNAM, a no recurrir a la violencia y combatir a los grupos de choque.

El cambio de régimen y la llamada “Cuarta Transformación” tienen que pasar, necesariamente, por el campus universitario.

¿Con qué propósito? Con el de devolverle a la Universidad su verdadera autonomía. Con poner un “¡hasta aquí!” a todas las mafias que se han apoderado de importantes espacios universitarios desde hace varias décadas.

Los porros y el narcomenudeo son el síntoma, pero no la causa de la violencia en la UNAM. El origen de la inestabilidad en la máxima casa de estudios nace en la oscuridad de grupos radicales que dicen defender causas de izquierda, pero que son meros vividores de un sistema que los alimenta.

Para que López Obrador termine con los porros –como lo ha prometido-, su Gobierno tiene que ayudar a las autoridades universitarias a limpiar de parásitos la UNAM, a rescatar el auditorio Justo Sierra, a combatir cacicazgos, enclaves y cotos ilegítimos de poder.

Los argumentos que utilizó el procurador de la Ciudad de México para dejar en libertad a los sujetos que tanto la UNAM como la Policía Federal presentaron como responsables de la violencia el pasado 03 de septiembre tiene una sola lectura: miedo a no acatar una orden poderosa.

¿La de quién?

Comentarios