Pariente del diplodocus se exhibe en gran hotel parisino antes de su venta

Foto: STEPHANE DE SAKUTIN / AFP
- Publicidad -

Su imponente silueta domina las mesas de un salón de recepción: “Skinny”, un fósil de un dinosaurio herbívoro pariente del diplodocus, se exhibe en un hotel de lujo parisino antes de su subasta, el 13 de junio.

Este esqueleto del Jurásico, de 150 millones de años de antigüedad, mide 13 metros de largo y 6.20 metros de altura. Inclinado sobre sus patas traseras, en posición defensiva, su minúscula cabeza roza el techo de cristal del InterContinental París Le Grand.

Este saurópodo fue estimado entre 1.2 y 1.8 millones de euros (sin gastos) por la casa de subastas Aguttes, a cargo de varias ventas de fósiles de dinosaurios en los últimos años.

Miembro de la familia Diplodocidae, “Skinny” pertenecería a un “nuevo género y una nueva especie”, declaró a la AFP Eric Mickeler, paleontólogo y responsable de preparar la venta.

“Skinny” es “probablemente el espécimen de Diplodocidae más importante descubierto desde fines del siglo XIX”, según Mickeler.

Hallado en Wyoming (Estados Unidos) en 2012, el esqueleto está completo en más del 90%. El cráneo lo está en un 70%, algo excepcional para esta familia de dinosaurios de cabeza pequeña, según el experto.

El dinosaurio fue expuesto previamente durante dos meses en el aeropuerto de Heathrow, en Londres. Una vez desmontado, los 500 kg de huesos fosilizados fueron transportados en camión a París a través del túnel del Canal de la Mancha.

Para su exhibición al público, “Skinny” luce una cabeza de resina y el cráneo original se halla en una vitrina a sus pies. “Es demasiado valioso científica y económicamente para arriesgarnos a colocarlo allá arriba”, según el experto.

Para explicar su buen estado de conservación, Mickeler afirma que el dinosaurio probablemente murió debido a una catástrofe natural.

Su piel no se descompuso del todo, lo que hace pensar que se vio privado de oxígeno y que quedó enterrado rápidamente. “Puede que fuera engullido por un flujo de lodo”, señala.

El año pasado, la casa de subastas vendió en la Torre Eiffel por más de 2 millones de euros (gastos incluidos) una nueva especie de dinosaurio carnívoro pariente del Alosaurio.

Su comprador, un empresario, lo prestó al Instituto Real de Ciencias Naturales de Bruselas.

“Los empresarios suelen ser los compradores de estos dinosaurios”, según el paleontólogo. Estos fósiles son unos “embajadores formidables” para sus empresas.

El récord para un dinosaurio remonta a 1997, cuando la casa Sotheby’s vendió en Nueva York un Tiranosaurus Rex completo. “Sue” fue subastada por 8.4 millones de dólares.

(AFP)

Comentarios