- Publicidad -

En territorio mexiquense se celebró una jornada electoral histórica.

Con los candidatos de Morena, Delfina Gómez, y del PRI, Alfredo del Mazo, prácticamente empatados, más de 11 millones de electores en la entidad del Presidente de la República, se enfilaron a  buscar la alternancia.

Aunque está por definirse si se logró o continuarán con la hegemonía del partido tricolor en el estado.

Con una campaña que se caracterizó por una guerra sucia entre los candidatos, tanto en propaganda como en redes sociales, los focos de alerta se concentraron en los municipios de Ecatepec, Tlalnepantla, Neza, Naucalpan y Atizapán, pero también se advirtió que podría haber violencia en Chimalhuacán e Ixtapaluca.

El Instituto Electoral del Estado de México denunció ante la Fepade que se repartieron volantes apócrifos escritos a nombre del órgano electoral que buscaban que la gente no saliera a votar este domingo.

Por la mañana, en otro evento, una cabeza de cerdo fue dejada en un domicilio de Acolman, junto con un mensaje intimidatorio, supuestamente enviado a un dirigente de Morena en la localidad, lo cual acuñaron a que el PRI se encontraba desesperado y buscaba generar pánico para que la gente no votara.

De igual forma, a unas horas de que empezara la jornada, policías estatales allanaron el hotel donde se hospedaban integrantes de Morena en el municipio de Tejupilco.

Llegaron más de 50 elementos de seguridad con el pretexto de una supuesta llamada anónima, que habría reportado la presencia de “personas armadas”.

Clara Brugada, de Regeneración Nacional, denunció que en todos los lugares donde se encontraba la dirigencia de su partido, el acoso de policías fue constante, creando un ambiente hostil para militantes y dirigentes.

Además, el  titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto Castillo, confirmó la detención de 70 camiones de la compañía Pullman de Morelos que eran usados para trasladar a más de tres mil acarreados para votar en el Estado de México.

Aclaró que esta situación depende de la Procuraduría General de la República (PGR), y solicitó a la empresa que evitara continuar con ese plan o sería acusada de delitos electorales.

Por otro lado, el padre Alejandro Solalinde fue denunciado por el PRD ante la misma Fepade por haber participado en actos proselitistas a favor de Delfina Gómez.

Esto luego de que se dio a conocer que el sacerdote acompañó en varias ocasiones a la candidata de Morena, en sus actos de campaña, cuando la intervención eclesiástica está prohibida.

En otro tenor, el Secretario de Desarrollo Social (Sedesol), Luis Miranda se quedó con las ganas de votar, pues no apareció en la lista nominal por tener caduca su credencial aunque dijo que “ésta siempre ha sido mi casilla, no sé qué habrá pasado”.

Se le fue la lengua y admitió que tenía dos credenciales de elector, y que buscaría la otra para ver dónde podría emitir su sufragio. No obstante, la Fepade ya dijo que no investigará el suceso, pues hasta el momento no hay elementos que hagan presumir que se cometió un delito federal.

Por último, se reportó a través de funcionarios de casilla en Ecatepec, que un grupo de sujetos armados llegaron y los amenazaron de muerte. Aunque no sustrajeron las boletas, desordenaron la sede y atemorizaron tanto a los funcionarios como a los votantes que acudieron al lugar.

“Dos se bajaron y entraron con armas, tiraron la casilla con los votos que había adentro; tiraron la urna y las mesas. Amenazaban con dispararnos”, dijo el personal asignado a esa casilla, a través de un video difundido en redes.

Al finalizar la jornada el delegado capitalino de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, denunció la detención de uno de sus colaboradores de nombre Alejandro Bernal, con cinco o seis mil pesos, los cuales señalaron que eran para compra de votos.

El militante de Morena, acusó al gobernador de la entidad, Eruviel Ávila, de ser el autor de esa detención, que se llevó a cabo en el hotel Fiesta Inn Plaza de las Américas, en Ecatepec.

Los dos candidatos punteros (del PRI y de Morena), salieron poco tiempo después del cierre oficial de casillas a declararse ganadores de la contienda, pese a que el órgano electoral nacional, les pidió a todos los candidatos que se abstuvieran de esa práctica.

Comentarios