Pandemia puede aumentar desempleo en México: OIT

Aunque considera que la crisis de empleo que se avecina debería ser una enseñanza para que el gobierno haga transformaciones necesarias para el país

Xalapa, Veracruz, 22 de marzo de 2020. Foto: YERANIA ROLÓN/CUARTOSCURO.COM
- Publicidad -

El gobierno debe actuar pronto para apoyar a los trabajadores y tener medidas de respuesta rápidas y grandes que sostengan la economía y se supere la crisis de la pandemia de COVID-19 en México, afirma la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El mercado laboral nacional se caracteriza por tener muchas micro y pequeñas empresas; hay muy pocas que son medianas y algunas grandes, comenta Gerardina González Marroquín, directora de la oficina de la OIT para México y Cuba, por lo que ve el riesgo de un aumento de la informalidad y la pobreza.

Al existir una alta informalidad, cuando se toman medidas como bajar la circulación de la gente, provoca baja en el consumo, lo cual provocará una crisis económica que afectará a trabajadores y empresarios.

Señala que en México, el salario mínimo no es suficiente para vivir, por ello cuando la autoridad sanitaria declara una suspensión de labores, la Ley Federal del Trabajo establece que al trabajador se le debe pagar el salario mínimo, pero aun estando en casa, tal monto no es suficiente para que la persona sobreviva, por lo que estima que habrá más desempleo, subempleo y personas sin condiciones de supervivencia.

González Marroquín sostiene que la mayoría de los empresarios en el país, por el tamaño de sus negocios, no puede sobrevivir mucho tiempo sin ingreso o ventas.

Al no saberse cuál será el impacto de las medidas de restricción, el gobierno debe tomar medidas para intentar que haya dinamismo en la economía, las cuales pueden ser: ayudar a las empresas a tener créditos más blandos o a más largo plazo; diferir créditos fiscales, pagos de impuestos a futuro o inversión que el mismo Estado inyecte a la economía.

Pero los programas que el gobierno tiene están enfocados, más bien, “a tiempos normales” y a personas que no trabajan o con pocos ingresos pero no a gente que transitoriamente se va a quedar sin actividad.

El gobierno debería tener alguna estrategia para garantizar la subsistencia de estas personas, que incluso puedan tener una cobertura mínima que los proteja con servicios médicos esenciales y asegurar que puedan seguir comiendo.

La directora refiere que la crisis también tiene una dimensión de género, porque muchas veces será la mujer quien cuidará a los enfermos o a los niños que se quedan en casa, por lo que dejará de trabajar.

Y considera que las medidas de apoyo tienen que comenzar ya, por lo que se ha visto en otros países “el crecimiento (de la enfermedad) es exponencial y o te da mucho tiempo, entonces hay que atacar inmediatamente”.

(Con información de El Universal)

Comentarios