Ordena juez suspensión de plan de contingencias

Estas deberán decretarse cuando se alcancen 100 y no 150 puntos de ozono o de partículas suspendidas, siempre y cuando no haya afectaciones económicas

- Publicidad -

Un juzgado federal ordenó a los Gobiernos de la Ciudad de México y el Estado de México aplicar los valores de ozono y partículas suspendidas previstos en normas oficiales, y no los del Programa de Contingencias Ambientales, lo cual significa considerar los límites de contaminación cuando estos alcancen más de 100 y no 150 puntos de ozono o de partículas suspendidas.

Lo anterior, siempre y cuando la contingencia no implique un riesgo económico para el sector industrial, manufacturero y comercial, de servicios tanto públicos como privados, de transporte, de educación en todos sus niveles y en general de la población.

El Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, a cargo de Juan Pablo Gómez Fierro, concedió este lunes la suspensión definitiva en el amparo promovido por Greenpeace.

El juzgador reconoció la necesidad de que se modifiquen los parámetros del Índice de Calidad del Aire y entrada en vigor de la NOM 172 de Semarnat, para mejorar la protección a la salud de los habitantes de la zona metropolitana del valle de México, pero también protegió que se ponga en riesgo a otros sectores con las declaratorias de contingencia.

Por su parte, Greenpeace informó que ante la emergencia de la calidad del aire que se vive en la zona metropolitana del valle de México, sería una irresponsabilidad de las autoridades priorizar la economía antes que la salud de la gente.

“Cabe recordar que en México, 17 mil personas mueren al año a causa de padecimientos relacionados con la contaminación del aire, mientras que en términos económicos, este problema representa el 3.2% del PIB anual. Confiamos en que las autoridades aplicarán estas medidas en favor de la salud de la población y no tratarán de evadirlas argumentando afectaciones a la economía, como lo permite el fallo”, detalló la organización.

Asimismo, hicieron un llamado a los estados de Puebla, Querétaro, Hidalgo, Morelos y Tlaxcala, para que se sumen a la tarea de resolver el problema de la calidad del aire.

Greenpeace manifestó estar satisfecho con la resolución, que favorece la aplicación de normas que protegen mejor la salud de la población y seguirá trabajando para garantizar que los gobiernos de todos los niveles, atiendan su responsabilidad de mejorar la calidad del aire que todos respiramos.

La suspensión definitiva puede ser impugnada por la Secretaría de Medio Ambiente capitalina ante un tribunal colegiado de circuito, pero pueden pasar meses para que se dicte sentencia en ese recurso, además de que el Poder Judicial no labora la segunda quincena de julio.

(Con información de Reforma y Milenio)

Comentarios