ONU pide liberar a Brenda Quevedo, relacionada con el caso Wallace

El 22 de septiembre se consideró que la acusada ha sido víctima de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes durante un proceso que inició en 2009

05 de abril de 2006.-Isabel Miranda de Wallace, quien perdió a su hijo a manos de un grupo de secuestradores, ofreció una conferencia de prensa para dar a conocer las amenazas que ha recibido a raíz de la campaña que realizó a través de anuncios espectaculares para localizar a los secuestradores
- Publicidad -

El Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas (GTDA) pidió la liberación inmediata de Brenda Quevedo Cruz, acusada del secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace Miranda, a quien consideró como víctima de una detención arbitraria.

El GTDA adoptó la opinión 45/2020 en la que consideró que Quevedo ha sido víctima también de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes durante su proceso legal, que data de 2009 y continúa hasta la fecha.

El organismo internacional concluyó que se violó el derecho de Brenda Quevedo a tener un juicio justo y que el Estado mexicano ha omitido al explicar el porqué después de 11 años, sigue en espera de sentencia.

Aunque señala que su detención pudo ser razonable, necesaria y proporcional en 2009, no puede describirse como tal, luego de ese retraso injustificado en el juicio que consideró inaceptablemente largo, lo que ha provocado que las actuaciones contra Quevedo sean “fundamentalmente injustas”.

Afirman que contraviene cuatro artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, y tres del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Por lo anterior considera que el remedio adecuado sería la liberación inmediata de Quevedo y otorgarle una indemnización y otras reparaciones, de conformidad con el derecho internacional.

También pidieron al Estado mexicano que tome medidas urgentes para la liberación inmediata en el contexto de la pandemia de coronavirus, y la amenaza que ello representa en los lugares de detención.

Pidieron, además, garantizar una investigación completa e independiente sobre las circunstancias que rodearon la detención arbitraria de Quevedo Cruz, las denuncias de tortura y el castigo a los responsables.

El caso se remitió a las relatorías especiales sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, así como a la relatoría especial sobre la violencia contra la mujer de la misma ONU.

Solicitó al Gobierno de México  que en un plazo de seis meses informe sobre el seguimiento a las recomendaciones del Grupo de Trabajo.

(Con información de El Universal) 

Comentarios