Odebrecht apostaba por Emilio Lozoya

La compañía brasileña implicada en múltiples escándalos de corrupción internacional, creía que el ex director general de Pemex sería el próximo Presidente de México.

- Publicidad -

El abogado de la constructora Odebrecht, Rodrigo Tacla, declaró en una entrevista con el diario español El País, que su empresa tenía confianza y le gustaba la idea de que Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, se convirtiera en el nuevo Presidente de México.

“Odebrecht creía que el Presidente de México iba a ser el ex director general de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin. Y le gustaba esa idea. La constructora tenía mucho interés en Lozoya”, dijo Tacla, al ser cuestionado respecto a nuestro país.

El abogado hispano-brasileño de 44 años, fue localizado en Madrid por los reporteros de la publicación, luego de ser arrestado en noviembre pasado por orden de un juzgado en Brasil acusado de soborno, blanqueo y pertenecer a una organización criminal.

Actualmente, goza de libertad provisional y será juzgado en España tras el rechazo de la Audiencia Nacional de extraditarlo a su país de origen.

Aunque no hizo más declaraciones acerca de México, Tacla declaró que la cantidad de funcionarios, candidatos y presidentes que fueron sobornados por Odebrecht entre 2001 y 2016, ascendió a más de mil.

“A través de la firma, cobraron desde gerentes de empresas públicas a jefes de Estado. Solo en Brasil hay 500 personas afectadas. Y existen políticos y altos funcionarios brasileños cuyos nombres todavía no han trascendido”, aseguró el abogado.

Rodrigo Tacla conoce a fondo los secretos de Odebrecht, el gigante de Brasil que ha sembrado escándalos en las más altas esferas del poder en diversos países latinoamericanos, tras confirmarse que pagó sobornos millonarios a funcionarios en más de 12 países distintos.

Tacla se desempeñó hasta 2016 como letrado del Departamento de Operaciones Estructuradas de la compañía, la rama de Odebrecht que se especializó en comprar voluntades, campañas electorales, regalos, fiestas y hasta prostitutas, a diversos servidores públicos.

(Con información de El País)

Comentarios