- Publicidad -

El Congreso del estado de Nuevo León modificó el Artículo 17 del Código Penal, que regula la legítima defensa.

Con la reforma, los alcances serán mayores.

Además de dañar, la víctima puede “lesionar” o “privar de la vida” al agresor.

Antes de la modificación, solo se establecía que la legítima defensa aplicaba en caso de causar “daño” al agresor, pero por lo extenso del concepto había abogados que hablaban de excesos de la víctima.

El diputado local del PAN y promotor del cambio en la legislación, Marcos Mendoza, dijo que la reforma atiende a un reclamo ciudadano.

Explicó que “se ha hecho un gran avance para que las leyes estén más del lado de los ciudadanos. ¿Qué pasa? Los ciudadanos, ante la ola de inseguridad, los secuestros, las ejecuciones, los robos a casa habitación, en muchas ocasiones sufren un daño psicológico e inclusive físico los miembros de la familia que viven dentro de la casa”, señaló el funcionario.

El Código detalla ahora que cualquiera que dañe, lesione, o incluso mate a un asaltante será igualmente inocente, hasta que se le demuestre lo contrario.

Nuevo León vive una ola de violencia que remite a los años duros de la Guerra contra el Narco, 2010-2012. Los robos violentos se dispararon en 2016 respecto a 2015 y este año parece que la tendencia se mantiene. Los casos de extorsión también aumentaron, igual que los de asesinato, violación y secuestro.

El diputado Mendoza declaró que con este cambio a la ley se le dará más certeza jurídica a aquellas personas que se vieron en la necesidad de defender a su familia.

Aclaró que en todo momento, en todo caso, habrá una investigación por parte del Ministerio Público y el juez tendrá que ver las pruebas.

Habrá que ver qué tanto se justifican las presuntas víctimas de las agresiones o asesinatos contra, valga la redundancia, sus presuntos agresores.

Hay que recordar que en México, apenas el 1 por ciento de los delitos se castigan.

Un estudio presentado el año pasado por la Universidad de las Américas, con sede en Puebla, refiere que el grado de impunidad es muy alto en 13 estados del país, uno de ellos Nuevo León.

No se equivocan mucho quienes dicen que los neoleoneses a veces sacan complejo de gringo, al rato van a salir con que quieren su segunda enmienda: el derecho de poseer y portar armas para todo el pueblo.

(Con información de El País)

Comentarios