Nueva derrota para Trump al intentar reemplazar Obamacare

Tres republicanos, entre los que destaca el senador John McCain, impidieron revertir la reforma en materia de salud, por 51 votos en contra por 49 a favor.

- Publicidad -

La esperanza de echar abajo la reforma de salud de Barack Obama, por parte del presidente Trump y su partido, se esfumó de nueva cuenta el día de ayer ya que tres senadores republicanos votaron en contra, incluyendo a John McCain de Arizona, quien en días pasados fue diagnosticado con cáncer cerebral y acudió a votar aún convaleciente.

Las otras dos legisladoras republicanas que se opusieron a la llamada “skinny bill” (o “ley flaca” ya que era una derogación parcial de Obamacare), fueron Susan Collins del estado de Maine y Lisa Murkowski de Alaska, mientras que todos los senadores demócratas votaron en contra de la propuesta de Trump.

Incluso el vicepresidente Mike Pence, se trasladó hasta el Capitolio para tratar de intervenir en caso de que existiera un empate y emitir su voto en calidad de presidente del senado.

Poco antes de la votación que se realizó pasada la una de la madrugada hora local, Trump soltó un tuit en el que animaba a los republicanos a votar por a favor del proyecto, tras “7 años de espera”.

Sin embargo, una vez conocidos los resultados, Trump arremetió en contra de los 3 republicanos y 48 demócratas quienes según él, han decepcionado al pueblo de Estados Unidos.

Acabar con Obamacare se ha convertido en una misión imposible para el partido del presidente Trump, lo cual resulta más penoso al tratarse de una de las principales promesas de campaña del hoy mandatario.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell también se mostró decepcionado ante la votación, pero declaró que era momento de “seguir adelante.”

Aún queda la duda si McConnell y su partido intentarán someter otra propuesta de voto antes del receso de verano del Senado, pues otros dos proyectos habían fracasado con anterioridad desde que se abrió el debate el martes, en la cámara alta.

Aunque no todos los republicanos estaban enamorados de la “ley flaca”, se mostraron dispuestos a votar en favor de ella con tal de abrir una ronda de negociaciones con la la Cámara de Representantes, que desde mayo aprobó su propia propuesta sanitaria.

Cabe resaltar que McCain y Tump habían sido bastante críticos el uno del otro desde que el segundo era candidato presidencial e incluso al referirse al condecorado pasado militar del senador, el hoy Mandatario dijo que él “prefería a sus héroes, sin ser capturados”, haciendo referencia al tiempo que pasó el legislador como prisionero de guerra en Vietnam.

Hoy John McCain, con todo y tumor cerebral, tuvo su revancha desde el Senado y puso un posible clavo final en el ataúd de la reforma sanitaria propuesta por Donald Trump

(Con información de Milenio)

Comentarios