Noche de ronda en Garibaldi contra la violencia

AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA
- Publicidad -

Alrededor de 200 mariachis participaron este viernes en una serenata masiva para reactivar el turismo en la emblemática Plaza Garibaldi de la capital mexicana, donde el 14 de septiembre ocurrió un ataque que dejó seis personas muertas y siete más heridas.

Interpretando piezas clásicas del cancionero popular mexicano como “El son de la negra” y “Guadalajara”, comerciantes y músicos de ese popular centro turístico buscaron limpiar la “mala imagen” que dejaron los agresores, quienes vistieron trajes de mariachi para despistar a sus víctimas.

“Los hechos que pasaron son totalmente aislados (…) Es gente que se dedica al narcomenudeo y por controlar las plazas, ellos mismos se andan matando”, dijo Tiziano Cervantes, un intérprete de música norteña, a la AFP.

Los criminales se dieron a la fuga a bordo de tres motocicletas en la emblemática plaza, donde multitudes se reúnen para escuchar música tradicional.

El alcalde capitalino, José Ramón Amieva, declaró a la prensa local que el ataque respondió a una disputa entre integrantes de dos cárteles rivales en Tepito, un barrio cercano a Garibaldi.

Ambos grupos delictivos pelean por el control de la venta de drogas en Ciudad de México.

“No tenemos nada que ver con eso”, afirmó Cervantes, quien destacó que unas 5 mil familias dependen de los ingresos que generan las decenas de músicos que trabajan cada noche en el sitio.

Cientos de personas llegaron hasta el lugar donde también participaron tríos de bolero y grupos de música norteña, e incluso un conjunto de ballet folclórico que coloreó la plaza con sus enormes faldas que ondearon al ritmo de las rancheras.

“La plaza no es como dijeron los medios (…) Aquí hay mucha seguridad, con toda la confianza del mundo pueden venir acá”, dijo Luis Guerrero, un mariachi que ha trabajado en Garibaldi durante 25 años.

La Plaza Garibaldi, en pleno centro histórico de Ciudad de México, es uno de sus sitios turísticos más famosos, con numerosos visitantes extranjeros que escuchan música o acuden a beber y a comer platillos típicos en los restaurantes vecinos.

La semana anterior se realizó también una megaserenata, buscando reactivar el turismo, tras la balacera previa a la fiesta nacional del 15 de septiembre.

Comentarios