El Nobel de Literatura para Peter Handke indigna a Bosnia, Albania y Kosovo

En el pasado, el novelista se había pronunciado a favor de suprimir este galardón. ¿"El Nobel de Literatura? Habría que suprimirlo. Es una falsa canonización que no aporta nada a los lectores", afirmó en una ocasión.

Peter Handke. Foto: by ALAIN JOCARD / AFP
- Publicidad -

Responsables políticos y personalidades de Bosnia, Kosovo y Albania criticaron acerbamente este jueves la atribución del premio Nobel de Literatura al austriaco Peter Handke, que en la época de los diversos conflictos en la ex-Yugoslavia tomó abiertamente partido por Serbia.

“Nunca pensé que tendría ganas de vomitar a causa de un premio Nobel” reaccionó el primer ministro albanés, Edi Rama, en su cuenta Twitter.

El miembro bosnio de la presidencia colegiada de Bosnia, Sefik Dzaferovic, declaró por su parte que la decisión era “escandalosa y vergonzosa”.

“Es vergonzoso que el comité del premio Nobel deje de lado tan fácilmente que Handke justificaba las acciones de [el expresidente serbio] Slobodan Milosevic y que lo protegiera, a él y a sus compinches, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, que fueron condenados [por la justicia internacional] por los crímenes de guerra más graves, entre ellos el genocidio”, declaró Dzaferovic.

El actor bosnio, Nermin Tulic, gravemente herido durante el asedio de Sarajevo por parte de las fuerzas serbiobosnias (1992-1995, 11 mil muertos), colgó en su cuenta Twitter un emoticón que vomita.

Un superviviente de la matanza de Srebrenica, donde más de 8 mil hombres y adolescentes musulmanes fueron ejecutados en pocos días en 1995 por las fuerzas serbias, también mostró su indignación.

“Un admirador de Milosevic y un negacionista de primera magnitud obtiene el premio Nobel de Literatura: qué época” indicó Emir Suljagic.

En Kosovo, el escenario del último enfrentamiento armado en la ex-Yugoslavia, entre fuerzas serbias y una guerrilla independentista albanesa (13 mil muertos) el principal diario de la región, Koha Ditore tituló: “Un admirador de Milosevic, además de ser un negacionista, recibe el Premio Nobel de Literatura”.

En 1996, un año después de los conflictos en Bosnia y en Croacia, Peter Handke publicó un panfleto que causó polémica, “Justicia para Serbia”.

En 2006 acudió a los funerales de Milosevic, que se suicidó en la cárcel mientras esperaba el inicio de su juicio por crímenes contra la humanidad.

Handke, de 76 años, ha publicado más de 80 libros y es uno de los autores en lengua alemana más leídos e interpretados del mundo.

Publicó su primera obra en 1966, “Los avispones”, antes de hacerse famoso con “El miedo del portero al penalti”, en 1970.

De origen esloveno por parte de madre, el escritor nació el 6 de diciembre de 1942 en Carintia (sur de Austria) y, durante la guerra, fue de los pocos intelectuales abiertamente proserbios.

En otoño de 1995, unos meses después de la matanza de Srebrenica, viajó a Serbia y dio cuenta de sus impresiones de viaje en un libro controvertido, “Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Save Morava y Drina o justicia para Serbia”.

En 2016 recibió honores en la Mostra de Venecia, donde su amigo de siempre, Wim Wenders, presentaba “Los hermosos días de Aranjuez” basado en uno de sus guiones. “Sin él, quizá me habría hecho pintor”, dijo entonces el cineasta alemán.

Handke nunca renegó de su posicionamiento proserbio y en febrero de 2015 fue condecorado ciudadano de honor de Belgrado.

Distinguido con el prestigioso premio Ibsen de teatro en 2014, dedicó parte del dinero del premio a la construcción de una piscina pública en el enclave serbio de Kosovo.

Ganó notoriedad con “El miedo del portero al penalti”, en 1970, y “Desgracia impeorable” (1972), un conmovedor réquiem dedicado a su madre.

La migración y la soledad marcan el ritmo de una obra abundante: una cuarentena de novelas, ensayos y antologías, pero también guiones, como el de la famosa “Las alas del deseo” de Wim Wenders.

(AFP)

Comentarios