No se puede tapar el Sol con un dedo

- Publicidad -

Qué coraje que el andamiaje de un país sirva para saciar la codicia de un hatajo de ineptos.
Y qué gusto que antes de que corran, se estén ventilando sus trapitos al sol.
Ya conocemos muchas de sus transas cometidas a nivel de tierra. Ahora conozcan la estafa subterránea.

Comentarios