Niños chiapanecos exigen a Aurelio Nuño un lugar digno donde estudiar

A través de un video viralizado en redes sociales los alumnos de primaria exigieron, entre otras cosas, sillas que "no los muerdan".

- Publicidad -

Al secretario de Educación, Aurelio Nuño y al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco les fueron exigidas mejores condiciones para estudiar, pero esta vez por los propios alumnos de la escuela primaria Rosario Castellanos Figueroa, ubicada en el cantón Montenegro, en Chiapas, quienes a través de un video en redes sociales que se volvió viral, se mostraron hartos por temas como las “sillas mordelonas” que los lastiman constantemente, pero también por no contar siquiera con libros para tomar clases o incluso tener que llevar a cabo las lecciones dentro de salones improvisados en galeras.

El alumno de quinto grado, Diego Alberto, aclaró que les surgió la idea de hacer el video para mostrar el mal estado de las instalaciones escolares y solicitaron pronta atención a sus demandas ya que no quieren revivir este calvario el próximo año escolar.

“Ya no queremos que las sillas mordelonas nos sigan lastimando, ni que mis compañeros se caigan de las sillas rotas, queremos que a todos nos den nuestros libros y que no sean ediciones pasadas, no queremos padecer lo mismo el próximo ciclo”, señala en el video.

Uno de los alumnos que participó en el video de nombre Gilberto, afirma que está en su derecho de reclamar a las autoridades para que cumplan con la entrega de nuevos muebles y material necesario para su educación.

Otra de las estudiantes llamada Sherlin, acusó que no recibir libros completos afecta la realización de las tareas en casa, mientras que el maestro de quinto Efraín Aníbal Roblero Hernández aclaró que la idea del reclamo surgió por parte de los mismos niños.

Se explicó que aunque el profesor fue el encargado de grabar el video, en ningún momento ejerció ninguna tipo de presión o manipulación hacia sus alumnos (como había acusado la supervisora de la zona 057 en una visita), los cuales negaron haber sido influenciados por el educador.

“A nosotros nadie nos manipuló, el maestro y nosotros como alumnos tomamos la idea de hacer ese video, porque le quisimos decir a las autoridades que nos manden nuestros libros que necesitamos para el próximo ciclo escolar, para que vayamos bien en nuestro aprendizaje”, aclaran los niños.

Al recorrer la zona del norte de Tapachula se puede constatar que la gran mayoría de los salones y sillas están muy maltratados, sumado a la falta constante de libros de texto en materias básicas como geografía, historia, matemáticas, formación cívica y ética, y español.

Por si fuera poco, en una de las escuelas los padres de familia improvisaron una salón de clases en una galera hecha de palo y laminas, la cual deja entrar el agua cuando llueve, provocando encharcamientos.

La primaria Rosario Castellanos fue fundada hace más de 30 años, y ha sido construida en buena medida gracias a aportaciones de los mismo padres, quienes han proporcionado pizarrones, fotocopias y hasta material didáctico. El mobiliario actual tiene más de 15 años y el único remedio para arreglar las sillas es con alambres.

Aunque en Chiapas, el estado más marginado del país, la mayoría de las escuelas presenta problemas graves en cuanto infraestructura, mobiliario y material didáctico, en la zonas rurales el problema es aún peor.

Sin embargo, aunque los alumnos de la primaria Rosario Castellanos no tienen acceso a lo mínimo indispensable para una educación digna, siguen destacando, según su director, en los primeros lugares en olimpiadas del conocimiento, un mérito que por las adversidades a las que se enfrentan, merece una ovación de pie.

(Con información de El Universal)

Comentarios