Multitudinaria manifestación proarmas en Virginia culminó sin incidentes

20 de enero de 2010.-Richmond, Virginia. Foto: Zach Gibson/Getty Images/AFP
- Publicidad -

Miles de activistas a favor de las armas manifestaron sin incidentes este lunes en la ciudad estadounidense de Richmond, Virginia, bajo una gran vigilancia y un estado de emergencia ante temores de desmanes por parte de grupos de extrema derecha.

Vestidos con chaquetas y gorros de caza y soportando un frío glacial, los asistentes pasaron estrictos controles de seguridad, incluida una revisión en busca de armas, antes de entrar en un área cercada de la plaza del Capitolio de Richmond, para el llamado “Día del Lobby”. Muchos otros se reunieron en las calles alrededor del parlamento estatal.

Citando “amenazas serias y creíbles” de violencia, el gobernador demócrata de Virgina, Ralph Northam, declaró el miércoles el estado de emergencia para el sitio de la manifestación, medida vigente desde el viernes y continuará hasta el martes por la noche, ante “amenazas serias y creíbles” de “violencia, confrontación armada y agresión a nuestro Capitolio (de) grupos con planes de acción”.

La medida estableció la prohibición, dentro del espacio delimitado para la convocatoria, de portar armas de fuego, normalmente permitidas en las calles, al igual que objetos peligrosos como bates de beisbol y cadenas.

A fines de la semana pasada, el FBI arrestó a siete supuestos miembros del grupo extremista blanco “The Base”, al que sospechaban que buscaría provocar desorden en la manifestación.

Desde la mañana del lunes, la seguridad alrededor de la plaza del Capitolio de Richmond se vio incrementada, con vigilancia aérea y refuerzos policiales para evitar cualquier desmán.

Pero a media jornada, la multitudinaria concentración finalizó sin que se registraran incidentes.

Los manifestantes llevaban banderas de Estados Unidos y del estado de Virginia, así como una enorme pancarta con la imagen de un rifle de asalto con la leyenda: “Ven y tómalo”.

Algunos de los activistas lucían autoadhesivos de color anaranjado con la leyenda “Las armas salvan vidas”.

Brooks, un residente de Richmond de 24 años que no quiso dar su nombre completo, vino con un grupo de amigos, incluido uno con un rifle de asalto AR-15 “para apoyar la Segunda Enmienda”.

“Es nuestro derecho constitucional otorgado por Dios a armarnos. Tener un arma es para la tranquilidad mental. Es una cuestión de protección”, dijo a la AFP.

Mark Tures, un comerciante de Lottsburg, en el este de Virginia, considera que no solo es necesario salvar la Segunda Enmienda -que establece que “el derecho de las personas a tener y portar armas, no debe infringirse”- sino “proteger toda la Constitución”.

Para este instructor de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), el principal lobby proarmas de Estados Unidos, “después de las armas será el turno de la religión, de la educación”.

El mitin fue organizado por la Liga de Defensa de los Ciudadanos de Virginia (VCDL por sus siglas en inglés), que se opone a las leyes de control de armas propuestas por los demócratas que controlan el gobierno de Virginia, pues las considera una violación de la Segunda Enmienda, que ha sembrado controversia a lo largo de los años y ha sido objeto de diferentes interpretaciones.

La Corte Suprema dictaminó que las personas tienen derecho a tener armas de fuego en sus hogares, pero dejó que los estados determinen cómo se pueden transportar.

El presidente Donald Trump, un importante aliado del lobby defensor de las armas, expresó en Twitter su apoyo a la manifestación de este lunes.

“El partido Demócrata en Virginia está trabajando arduamente para quitarle sus derechos a la Segunda Enmienda”, dijo. “Esto es solo el comienzo. ¡No dejes que suceda, VOTA REPUBLICANO en 2020!”

Muchos de los asistentes llevaban sombreros con la consigna “Trump 2020” o “Make America Great Again” (“Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo”), en apoyo al presidente conservador. Algunos cantaron “cuatro años más” y “USA, USA”.

Richmond fue capital de la Confederación proesclavitud, y Virginia se ha inclinado tradicionalmente por los conservadores.

Pero el estado, que linda con Washington, pasó en noviembre a manos demócratas, que prometieron impulsar controles a la tenencia de armas de fuego, particularmente después de un tiroteo en mayo de 2019 en Virginia Beach que dejó 12 muertos.

Las leyes propuestas buscan prohibir los cargadores con más de 10 rondas de municiones, la compra de más de un arma por mes, en tanto permitirían a los jueces confiscar armas de individuos considerados peligrosos.

Sin embargo, se abandonó un proyecto para prohibir la venta de fusiles semiautomáticos.

Las nuevas restricciones han sido duramente criticadas por todo el estado, y más de 100 condados y localidades se han declarado como santuarios de la Segunda Enmienda, amenazando con no aplicarlas.

(AFP)

Comentarios