Mucho fuero y poco Charrez

- Publicidad -

La promoción que ha hecho Morena respecto a la eliminación del fuero constitucional no tiene precedentes.

En el Congreso presentaron una iniciativa, la discutieron, la aprobaron y al final no tuvieron disposición para modificar algunos aspectos que la oposición consideraba necesarios para hacerla idónea y acorde al momento actual.

Entre los artículos que generaron polémica está uno que no solo se refería a los funcionarios, sino a todos los ciudadanos a los que podían suspenderles sus garantías en caso de estar inmersos en un proceso judicial por delito “que merezca pena corporal”.

Es decir que los ciudadanos podrían haber perdido ¡hasta su derecho a votar!

Quienes en San Lázaro se opusieron a aprobar el dictamen en sus términos, demandaron que en él se estableciera la rendición de cuentas para los magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa, muchos de los cuales se amparan también bajo la figura del fuero.

Además rechazaron que, si bien el presidente de la República dejaría de ser inmune, él y otros funcionarios no podrían ser privados de su libertad durante el tiempo en el que ejercieran su cargo, salvo que existiera sentencia condenatoria en su contra.

Pero, como si estos cuestionamientos fueran menores, legisladores morenistas se dedicaron a descalificar a quienes los hicieron.

Desde el “Mira quienes festejan el que fuero siga en los políticos”, que tuiteó Tatiana Clouthier, hasta el “en realidad, es lo mismo de siempre, que no quieren eliminar privilegios” de Mario Delgado, los demás resultaron culpables por no aprobar el bodrio de dictamen que querían.

No obstante su enojo, esa no será la última oportunidad que los de Morena tendrán en el Congreso para colgarse la medalla.

En los últimos días, después de ese suceso, han caído una y otra iniciativa para legislar al respecto.

Desde el senador Ricardo Monreal, pasando por Armando Guadiana y llegando finalmente al presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, quien justamente el martes envió su propuesta a la Cámara Alta, los de Morena no quitan el dedo del renglón.

Pero, si tanta es la insistencia en el tema, particularmente por parte de los legisladores del partido en el poder, ¿por qué no predican con el ejemplo y solucionan a la brevedad un pendiente que, al parecer, ha quedado, al menos por el momento, en el olvido?, el proceso de desafuero del diputado hidalguense Cipriano Charrez.

El legislador, quien hace dos meses se involucró en un percance automovilístico que dejó sin vida a una persona y que ha sido señalado de dejarla calcinar, al salir huyendo en estado etílico del lugar, sigue operando en San Lázaro sin mucha preocupación.

Desde el 23 de octubre se ordenó la creación de la Sección Instructora que revisaría su caso y daría trámite, en caso de ser necesario, al desafuero del hidalguense.

Pero, a más de un mes de instalarse y pese a las pruebas con las que dice contar la Fiscalía hidalguense que incriminan a Charrez, además de los videos que demuestran que fue sacado de la camioneta que causó el accidente y que se alejó de la zona del siniestro, la Sección no ha dado marcha al proceso.

La investigación está abierta desde antes que entrara en funciones la nueva Administración federal. O sea que Charrez no alcanza el “borrón y cuenta nueva”.

Deberían entonces darle celeridad a la resolución del caso, pues que no se les olvide que ustedes ¡no tienen derecho a fallar!

Comentarios