Moody’s y Unión Europea reprueban plan del Gobierno federal para Dos Bocas

- Publicidad -

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador informara que Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener) se encargarían de la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, por declararse desierta la licitación, la calificadora Moody’s y el embajador de la Unión Europea, Klaus Rudischhauser, reprobaron la decisión.

Moody’s consideró que la determinación meterá más presión a las finanzas de Pemex y del Gobierno; en el Presupuesto de Egresos de este año, la federación destinó a la obra 50 mil millones de pesos, una tercera parte de los 160 mil que prevé que costará.

“El hecho de que avance el proyecto bajo la supervisión de Pemex y la Secretaría de Energía suma una tarea más para el equipo directivo de Pemex, que ya se encuentra luchando por frenar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes”, indicó el analista líder de Pemex en Moody’s, Peter Speer quien también alertó sobre la presión financiera que retrasos y sobregiros de costos pueden dar tanto a la Administración de Pemex como al Gobierno federal.

Banco Base coincidió y advirtió que la construcción de la refinería resulta un proyecto poco rentable, que si bien impulsará el crecimiento económico, representa un riesgo para las finanzas públicas.

“Existe el riesgo de la presión sobre las finanzas públicas, toda vez que tres de las cuatro calificadoras tienen la perspectiva de la deuda soberana de México en negativa y un recorte de calificación crediticia sería negativo para el tipo de cambio, la inflación, la tasa de interés y el crecimiento económico”, explicó.

Agregó que, tomando en cuenta el costo de oportunidad de los recursos de Dos Bocas, es mejor usarlos en otro tipo de proyectos, como exploración y producción petrolera o infraestructura para distribución de energéticos.

Klaus Rudischhauser, embajador de la Unión Europea en México, consideró por su parte que la atracción de la obra por parte del Gobierno federal representa una mala señal para las empresas extranjeras que buscan participar en los grandes proyectos de infraestructura de esta Administración.

Manifestó la intención de los países que representa de participar en obras como el Tren Maya, el tren transístmico y la infraestructura para generar hidrocarburos, pero subrayó que es fundamental contar con licitaciones internacionales claras.

“No sé si desplazar una licitación por inversión nacional sea una buena respuesta, tengo mis dudas”, refirió.

En conferencia de prensa, el presidente López Obrador argumentó que la licitación del proyecto se declaraba desierta porque los presupuestos que hacían las empresas sobrepasaban ellos 8 mil millones de dólares que el Gobierno federal estimaba originalmente para la obra, además de que esta no estaría lista en el tiempo que se pretendía.   

Sin embargo, el mandatario no descartó la participación de iniciativa privada nacional y extranjera en licitaciones posteriores, mientras “nos mantengamos en los límites en precios, y si no se ajustan, será de manera directa”.

(Con información de Milenio)

Comentarios