Modificarán senadores Ley de Seguridad Interior

Buscan eliminar aspectos que rechazan gobernadores y organizaciones

- Publicidad -

Entre este miércoles y el jueves se estarían modificando 9 artículos de la minuta de la Ley de Seguridad Interior que enviaron los diputados al Senado.

La intención de los senadores es eliminar los preceptos de la ley que han impugnado los gobernadores y las organizaciones de derechos humanos, agrupaciones sociales que consideran que se estarían dando facultades extremas a las Fuerzas Armadas cuando estén en acciones de seguridad pública.

El priista Emilio Gamboa dijo que se han retomado las propuestas de la sociedad civil, de Acción Nacional y de otros partidos para trabajar en conjunto con diputados  para lograr los cambios.

Los artículos que sufrirían modificación son los siguientes: 1, 7, 8, 9, 10, 16, 21, 22 y 26.

Según el calderonista Ernesto Cordero, que preside el Senado, la ley será votada el viernes a más tardar.

Uno de los puntos relevantes de las modificaciones tiene que ver con el artículo 16, en el que se acota al presidente para ordenar acciones inmediatas a las dependencias “de acuerdo con sus facultades, cuando haya amenazas que pongan en grave peligro la seguridad interior”.

Se introducen cambios que buscarían “establecer claramente que los grupos interinstitucionales que coordinen las Fuerzas Armadas estarán sujetos a los dispuesto al artículo 19 (que faculta a Gobernación a coordinar), así como a las disposiciones que rigen al Ejército y la Marina–Armada”. Esto evitaría la inconstitucionalidad y dejaría a las corporaciones militares bajo el mando del poder civil.

Los demás artículos están diseñados para que exista un respeto a los derechos humanos y las garantías civiles.

También le quitarán el señalamiento que promovía a las manifestaciones sociales como objeto del uso de la fuerza del Estado.

La exigencia de la Fuerzas Armadas para aprobar la ley tiene una fecha fatal. El primero de enero de 2018 vencen los convenios de colaboración entre los gobiernos estatales y las Fuerzas Armadas para que estas últimas coadyuven en las tareas de seguridad pública y combate al crimen organizado.

¿Se imaginan el escenario de 2018 con los índices de violencia a todo lo que puedan dar, con los soldados en sus cuarteles y en plenas campañas electorales?

Comentarios