Ministro de Relaciones Exteriores iraní anunció su renuncia en Instagram

Canciller iraní Mohammad Javad Zarif. Foto: ATTA KENARE / AFP
- Publicidad -

El ministro de Relaciones exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, uno de los artífices del acuerdo internacional sobre el tema nuclear iraní de 2015, anunció el lunes por la noche en Instagram que renuncia a su cargo.

“Me excuso por ya no ser capaz de seguir en mi puesto y por todas mis fallas en el ejercicio de mis funciones”, escribió Zarif en su cuenta Instagram.

No obstante, el director del gabinete de Zarif, Mahmud Vaezi, “desmintió firmemente” en Twitter que el presidente iraní haya aceptado ya la dimisión.

Zarif, de 69 años, dirigió la diplomacia de la República Islámica durante todo el primer mandato de Rohani (2013-2017) y se mantuvo en el cargo tras la reelección del presidente moderado.

En su mensaje en Instagram, Zarif también agradeció a los iraníes y los “respetados funcionarios por la magnanimidad” con fue tratado durante su mandato.

Zarif fue el negociador jefe de Teherán del acuerdo alcanzado en Viena en julio de 2015 entre Irán y el grupo 5+1 (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania), para poner fin a 12 años de crisis en torno a la cuestión nuclear iraní.

Sin embargo, era fuertemente criticado por los sectores ultraconservadores en Irán, sobre todo desde que Estados Unidos se retiró unilateralmente de ese acuerdo, en mayo de 2018.

Estos lo acusaban de haber negociado un mal acuerdo que no aportó ningún beneficio sustancial a Irán a cambio de todas las concesiones realizadas en su programa nuclear.

Estados Unidos “tomó nota” de la renuncia de Zarif, anunció en Twitter su secretario de Estado, Mike Pompeo. “Veremos si [la renuncia] se cumple”, señaló.

“En cualquier caso, él [Zarif] y Hasan Rohani son solo los rostros de una mafia religiosa corrupta, y sabemos que Jamenei finalmente toma todas las decisiones”, añadió.

El anuncio de la dimisión de Zarif se produjo al término de una jornada en la que el presidente sirio, Bashar al Asad, viajó por sorpresa a Teherán, donde se entrevistó con el guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, y con el presidente Rohani.

Según la agencia Isna, Zarif no estuvo presente en ninguna de las dos reuniones.

Defensor incansable del acuerdo de 2015, incluso después de la retirada de Estados Unidos, Zarif chocó en varias ocasiones con sus adversarios políticos desde mayo de 2018.

Se trata de un diplomático experimentado que pasó gran parte de su vida en Estados Unidos, lo que lo hace altamente sospechoso a ojos de los ultraconservadores.

Durante las conversaciones que condujeron al acuerdo sobre el programa nuclear se reunió en numerosas ocasiones con su homólogo estadounidense en aquel entonces, John Kerry, lo que le llevó a crear vínculos cordiales con el representante del “Gran Satán” estadounidense.

El último punto de contienda entre Zarif y los defensores de una línea dura era la aplicación de los requisitos del Grupo de Acción Financiera (Gafi, un organismo que coordina los esfuerzos internacionales en materia de lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo) referentes al lavado de dinero en Irán.

Las desavenencias sobre esta cuestión motivaron un pulso entre el gobierno y el parlamento, por un lado, y los órganos de control del sistema político iraní -dominados por los ultraconservadores-, por otro.

El domingo, Isna informó que Zarif había advertido al Consejo de Discernimiento, un organismo de arbitraje encargado de resolver este tipo de cuestiones, que debería “comprender las consecuencias de su decisión”.

Inmediatamente después fue atacado por los ultraconservadores, que consideraron las declaraciones de Zarif como una amenaza.

Tras el bloqueo de las redes Facebook, Twitter, YouTube, y (desde mayo de 2018) Telegram, Instagram es el último medio social internacional accesible sin límites en Irán.

En 2017, el gran ayatolá Nasser Makarem Shirazi, conocido por sus posiciones conservadoras, afirmó que las redes sociales favorecen “el escepticismo, la prostitución, la calumnia y la blasfemia”, y abogó para que se haga difícil el acceso en Irán.

(AFP)

Comentarios