- Publicidad -

Hoy se cumple el plazo para que las autoridades brasileñas comiencen a distribuir las pruebas a ocho países de América Latina, sobre las presuntas autoridades implicadas en el pago de sobornos realizados por la constructora Odebrecht, originaria de aquel país.

No obstante, se mantendrá todo bajo secreto hasta nueva orden según informó la propia Fiscalía de Brasil.

Los países que hasta el momento han solicitado pruebas por parte de sus fiscalía son Argentina, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Rodrigo Janot, Procurador General de Brasil, aclaró desde el lunes a los países correspondientes que estas pruebas se mantendrán en sigilo, de forma que no perjudiquen las investigaciones que se tienen actualmente en contra de 77 ejecutivos de Odebrecht.

Las autoridades brasileñas temen que destapándose toda la información ahora mismo, se pueda interferir en la impartición de justicia que buscan las autoridades de aquel país.

En febrero pasado las fiscalías de 10 países se reunieron en Brasilia para determinar con las autoridades locales cómo se comenzaría a dar el reparto de pruebas una vez que se cumpliera el plazo.

A través del trato que firmaron las autoridades con Odebrecht en diciembre pasado se permitió conocer la participación de la constructora en el financiamiento de campañas y pago de sobornos a autoridades para obtener contratos de obras públicas, además de operaciones financieras irregulares.

El escándalo adquirió dimensiones internacionales a finales del año pasado cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos afirmó que Odebrecht habría admitido el pago de unos 788 millones de dólares a doces países de América Latina y África.

Hasta el momento personajes del calibre de los actuales Mandatarios de Panamá y Colombia han resultado implicados en las investigaciones.

En nuestro país personajes como Emilio Lozoya, ex director de Pemex, han estado en el ojo del huracán por supuestos sobornos a funcionarios de la paraestatal por parte de Odebrecht.

¿Estarán aliviadas nuestras autoridades de no tener que revelar, por ahora, hasta dónde llega la ‘embarradera’ en México de uno de los casos de corrupción internacional más escandalosos de la historia?

Como son amos de las triquiñuelas, ¡a ver si no consiguen que el sigilo se guarde hasta pasadas las elecciones de 2018!

(Con información de Reforma)

Comentarios