México parece respirar tras duro azote de la covid-19

26 de abril de 2021.-Algunos familiares de pacientes de covid-19 esperan informes, afuera del Hospital General en la Ciudad de México. Foto: ALFREDO ESTRELLA / AFP
- Publicidad -

México, duramente castigado por la covid-19, experimenta desde hace dos meses y medio una baja en las cifras de muertes y hospitalizaciones, a contracorriente de otros países de la región que sufren una nueva ola de contagios.

Tras un mortífero arranque de año, el país -que acumula 215.547 fallecidos- muestra un panorama “alentador”, destacó este martes el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien superó la enfermedad en febrero.

“Está bajando el contagio por covid, están disminuyendo los efectos nocivos de la pandemia en todo el país (…) Es más alentador, es aire fresco”, dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Sin embargo, López Obrador, a quien un sector acusa de manejar erráticamente la crisis, llamó a no confiarse y mantener los cuidados.

Son 14 semanas consecutivas de reducción en muertes, hospitalizaciones y casos estimados, señaló en la misma conferencia el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, vocero de la estrategia contra el coronavirus.

El funcionario detalló que las defunciones pasaron de 9.549 por semana a 1.621, mientras los internamientos bajaron de un pico de casi 27.000 a cerca de 6.000 actualmente.

En tanto, los casos estimados cayeron de 112.415 a 18.953, añadió López-Gatell, si bien el gobierno no prioriza la realización de pruebas masivas. En total se contabilizan 2,3 millones de casos.

México, de 126 millones de habitantes, es el tercer país con más fallecidos en números absolutos, aunque su tasa de letalidad es la decimonovena por 100.000 habitantes.

– ¿Inmunidad de rebaño? –

Los mexicanos vivieron en enero el mes más mortal de la epidemia con un promedio diario de 983 decesos, lo que las autoridades atribuyeron a las reuniones de fin de año.

Las imágenes de familias buscando tanques de oxígeno o paramédicos luchando por encontrar camas eran comunes.

Pero con el paso de las semanas la situación cambió, a diferencia de lo que ocurre en países como Brasil, Chile, Colombia o Ecuador, que enfrentan una nueva ola de infecciones y endurecieron las medidas restrictivas.

“No tenemos una explicación clara y coherente, como Israel o Estados Unidos, que han tenido una cobertura muy amplia de vacunación. Pero sí tenemos un comportamiento en sentido contrario a otros países”, dijo a la AFP Malaquías López, profesor de salud pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aunque a su juicio los sistemas para contar enfermos y fallecidos en México son deficientes, el descenso de los contagios “es una realidad”.

Entre las hipótesis que lo explicarían, López menciona una posible inmunidad de grupo o de rebaño y la estrategia de vacunación.

Pero “se tienen que llevar a cabo estudios serios que nos muestren proporciones de personas con anticuerpos, que nos den una idea de que habiendo corrido en México de manera tan libre (el virus) qué tanto nos podremos aproximar al mágico número de la inmunidad de grupo”, sostuvo.

Desde el 24 de diciembre se han aplicado 16,5 millones de dosis, principalmente a los trabajadores de la salud que atienden la pandemia y a personas de la tercera edad. Con la inmunización de este último grupo el gobierno espera reducir las muertes en un 80%.

Una proyección de expertos de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, citada por el gobierno, señala que el 58% de la población ya tendría anticuerpos contra el virus, adquiridos por contagio o gracias a la vacunación.

– Se amplía la reapertura –

Tras alcanzar la semana pasada su nivel más bajo de hospitalizaciones (25% de ocupación), las autoridades de Ciudad de México autorizaron el lunes la reapertura de las oficinas privadas, cerradas desde el 23 de marzo de 2020, aunque con capacidad limitada.

“Lo tomamos de manera muy positiva, ya que después de más de un año muchas empresas no han podido abrir totalmente”, declaró Armando Zúñiga, dirigente de la gremial Coparmex.

Pero algunos se muestran escépticos. “Es muy difícil de creer. Meses atrás los números estaban hasta los cielos. Es para que la gente escuche lo que quiere escuchar. Deberían ser más sinceros”, declaró a AFPTV Eduardo Polanco, empleado de 30 años.

En la capital viven 9,2 millones de personas, pero la población de la zona metropolitana llega a 23 millones.

La megaurbe tuvo que dar marcha atrás a algunas medidas de flexibilización en diciembre, aunque actividades como el comercio volvieron con ciertas restricciones.

En ese contexto, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, reconoció este martes un retraso en la producción de la vacuna contra la covid-19 del laboratorio sueco-británico de AstraZeneca, que firmó un convenio con este país y Argentina para producir la sustancia activa y el envasado.

“Sí tienen un retraso en tiempo, pero ya están produciendo hoy los lotes necesarios para cumplir sus compromisos, es lo que nos han informado oficialmente [los directivos del laboratorio], y espero que así sea”, declaró Ebrard a la televisora rusa RT.

El canciller dijo que la farmacéutica argumenta que ha sufrido complicaciones para adquirir “insumos, no solo de Estados Unidos, de todo el mundo”.

“El responsable es AstraZeneca. No identificó a algún país que haya complicado ese proceso”, aseguró Ebrard.

El lunes, Estados Unidos anunció que enviará a otros países hasta 60 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca. Críticos han acusado a Washington de “acaparar” la vacuna desarrollada en Gran Bretaña.

México suscribió a inicios de diciembre un acuerdo preliminar de compra con AstraZeneca para adquirir 77,4 millones de dosis.

Hasta el momento el país ha recibido 4,3 millones de vacunas de esa firma, de un total de 22,1 millones de dosis recibidas desde el 23 de diciembre de otros laboratorios.

Adicionalmente, México y Argentina firmaron un contrato con AstraZeneca para la producción de alrededor de 200 millones de dosis.

Argentina, que produce el principio activo, envió un cargamento en enero pasado a México para el envasado de un millón de dosis para uso local y exportación a Latinoamérica.

El gobierno ha aplicado 16,5 millones de dosis, principalmente a los trabajadores de la salud y a mayores de 60 años.

(AFP)

Comentarios