México estudia denunciar por “terrorismo” a autor de tiroteo en El Paso

Foto: Joel Ángel JUÁREZ / AFP
- Publicidad -

El Gobierno de México informó este domingo que estudia denunciar por “terrorismo” e incluso pedir la extradición del autor de un tiroteo en El Paso, Estados Unidos, donde el saldo de mexicanos fallecidos subió a siete de las 20 víctimas.

“Será una valoración que tendrá a su cargo la Fiscalía General de la República de solicitar, si hay los elementos necesarios, la extradición del autor o los autores de este hecho”, dijo el canciller Marcelo Ebrard a periodistas.

“Será una decisión que se tome en su momento, pero que nadie se extrañe porque para México este individuo es un terrorista”, afirmó el canciller, y agregó que podría tratarse de “la primera demanda de esa naturaleza” en la historia de México.

Horas después de este anuncio, Ebrard informó en Twitter del fallecimiento de un séptimo mexicano, tras confirmar su nacionalidad de entre las 20 víctimas, y adelantó que viajará este lunes a El Paso para reunirse con los afectados “y darles el pleno apoyo del Gobierno de México”.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había reportado más temprano seis fallecidos y expresó su “sincera solidaridad para los familiares de las víctimas”, durante un acto público en Michoacán.

Otros siete mexicanos estaban heridos, dijo Ebrard en la conferencia de prensa.

Añadió que la Cancillería promoverá también acciones legales contra los responsables de vender un arma de asalto al autor de la masacre e indagará si las autoridades “(tenían) razón o noticia de las potencialidades de este individuo”.

El Gobierno mexicano entregará este lunes una nota diplomática a Washington para solicitarle “que fije una posición clara y contundente contra los crímenes de odio”.

Convocará, asimismo, a un encuentro de todos los países de habla hispana que tienen comunidades en Estados Unidos para promover “la defensa correcta, de acuerdo a la ley, de derecho y cultura de habla hispana” en ese país.

También informó que organizará reuniones con los consulados mexicanos en distintas regiones de Estados Unidos para instruirlos sobre cómo proceder a partir del lunes para proteger a los mexicanos en ese país.

Ebrard había dicho que el gobierno tomaría acciones legales “contundentes” para exigir a Estados Unidos que proteja a sus ciudadanos.

López Obrador dijo haber pedido al canciller que, pese al “dolor y la indignación”, actuara con “mucha responsabilidad”, recordando que Estados Unidos está en campaña electoral y que México no quiere inmiscuirse “en asuntos internos de otros países”.

“Desde luego que lamentamos estos hechos y reafirma nuestra convicción de que no deben de enfrentarse los problemas sociales con el uso de la fuerza y con la incitación al odio”, afirmó el mandatario.

Ebrard, por su parte, manifestó “su más profundo rechazo y contundente condena” ante este “acto de barbarie”.

El tiroteo en El Paso ocurrió en un centro comercial y fue presuntamente ejecutado por un hombre blanco de 21 años detenido en el lugar y que fue inculpado de asesinato en primer grado, que conlleva la pena capital.

El Paso, que cuenta con 680 mil habitantes, el 83% de los cuales son hispanos, es vecina de la mexicana Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, y sus habitantes mantienen una intensa dinámica social y comercial, con ciudadanos de ambos lados yendo y viniendo para trabajar, estudiar o hacer compras.

Por otro lado, Donald Trump dijo que “no hay lugar para el odio” en Estados Unidos tras los dos tiroteos dejaron que 29 muertos en tanto en Texas como en Ohio, presionado tras reavivarse el debate sobre las armas de fuego y su retórica incendiaria.

Los estadounidenses amanecieron conmocionados el domingo después del asesinato de 20 personas al mediodía del sábado en El Paso; y de otras nueve menos de 13 horas después en un animado vecindario de Dayton, Ohio, en el noreste del país.

En El Paso, el atacante fue arrestado e inculpado de asesinato en primer grado, cargo que conllevan la pena capital, mientras que el tirador de Dayton fue abatido por la policía menos de un minuto después de iniciados los disparos.

Se sospecha que el tirador de El Paso, un hombre blanco de 21 años, actuó por motivaciones racistas y su caso se investiga como “terrorismo doméstico”.

“No hay lugar para el odio en nuestro país”, dijo una aparición televisiva Trump, quien ordenó izar las bandera a media asta en la Casa Blanca y todos los edificios y espacios públicos durante cuatro días.

“Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años… y años en nuestro país”, continuó Trump, en alusión a los tiroteos que a menudo ocurren en Estados Unidos. “Ya hemos hecho mucho, pero quizás tengamos que hacer más”.

Cuando el tirador de El Paso -identificado por los medios como Patrick Crusius, de 21 años- abrió fuego indiscriminadamente dentro de la tienda Walmart, el local estaba lleno de clientes en su mayoría hispanos.

Los críticos de Trump afirman que su retórica virulenta hacia los migrantes fomenta el odio y alienta a los supremacistas blancos.

(AFP)

Comentarios