- Publicidad -

México y Estados Unidos pusieron fin al litigio bilateral del azúcar.

Este martes, anunciaron un nuevo marco regulatorio para los intercambios del endulzante entre los dos países.

Luego de meses de intensas negociaciones, ambas delegaciones han sentado este martes en Washington las bases del acuerdo que estarán vigentes durante los próximos años.

El pacto se comenzó a discutir el lunes, pero los detalles técnicos y la presión de los productores estadounidenses para que la redacción final se ajustara a sus intereses, obligaron a ambas delegaciones a posponer la conferencia para este martes.

Los dos países  comenzarán a reescribir el acuerdo político para convertirlo en ley.

Ambas partes tendrán que convencer a sus respectivas industrias de las bondades de esta negociación que establece una cuota para el azúcar refinada sobre el total de exportaciones de México notablemente más baja que la actual, una obvia concesión a los refinadores estadounidenses que conseguirán aumentar la carga de trabajo en los próximos años.

A cambio de este punto, las autoridades mexicanas lograron esquivar el temido arancel que habría hecho mucho daño a su industria cañera.

Hacen explícita su condición de país de primera oferta, ante cualquier aumento de la demanda de Estados Unidos que será el encargado de suministrar el azúcar adicional para este mercado y obtienen un precio de intercambio un poco superior al actual, lo que debería ayudar a los productores mexicanos.

México exporta casi un millón de toneladas de azúcar al año cruda y refinada, a su principal socio, la sexta parte de su producción total.

El acuerdo fue anunciado por el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y el de Economía de México, Ildefonso Guajardo, ambos funcionarios coincidieron que las discusiones sobre el comercio de azúcar han permitido que los dos países se conozcan mejor y esto puede facilitar las negociaciones de la modernización del TLCAN.

“El acuerdo que hemos logrado en principio permitirá que continúen las exportaciones mexicanas de azúcar al mercado estadounidense al mismo volumen como era tradicional”, dijo Ildefonso Guajardo en la Cámara de Comercio norteamericana.

Antes del nuevo acuerdo un 60 por ciento de las exportaciones mexicanas eran del 60 por ciento de azúcar cruda y 40 por ciento refinada; con el nuevo acuerdo, los exportadores mexicanos aceptaron reducir la proporción de azúcar refinada al 30 por ciento del total, a cambio de lo cual se suspenden las investigaciones por dumping y subsidios.

El precio del azúcar mexicana fue tasado en 23 centavos de dólar, cruda por libra (460 gramos); y 28 centavos en su versión refinada.

Los dos países aceptaron además que México tenga la primera opción de abastecer el 100 por ciento de las necesidades adicionales de azúcar del mercado estadounidense.

El secretario Guajardo declaró que el acuerdo beneficiará a los productores y trabajadores del sector azucarero mexicano.

El secretario Ross reconoció a México como un buen socio, honesto en las negociaciones que sustituyen los acuerdos de suspensión pactados por los dos países en 2014.

El acuerdo tiene lugar en momentos que Estados Unidos, México y Canadá se alistan para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuyas negociaciones formales podrían iniciar después del periodo de espera que concluye el 16 de agosto próximo.

La American Sugar Coalition (ASC), que se conforma de las principales empresas del sector azucarero de Estados Unidos, acusó en su momento que el azúcar mexicana era subsidiada y vendida por debajo de un “valor justo” en el mercado estadounidense.

Empresas como Coca-Cola y granjeros de maíz de Estados Unidos intercedieron ante la Casa Blanca para defender la necesidad de un acuerdo sobre el azúcar ante posibles represalias comerciales de México.

(Con información de Notimex)

Comentarios