México aceptaría revisión del TLCAN cada cinco años

La estrategia busca que Estados Unidos no acabe con el acuerdo comercial.

- Publicidad -

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, anunció el día de ayer que México estaría dispuesto a revisar cada cincos años los aspectos positivos y negativos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tal y como fue propuesto el mes pasado por el Gobierno de Donald Trump.

Durante una entrevista en Grupo Fórmula, el funcionario dijo que la propuesta mexicana “sería no fijar la muerte automática y súbita del acuerdo comercial, sino un mecanismo de evaluación en positivo”, además explicó que “el secretariado del TLCAN tiene la responsabilidad de hacer evaluaciones periódicas, pero realmente no las ha hecho de forma sistémica. Adquiramos un compromiso de analizar los efectos que ha tenido el acuerdo y que, en función de los resultados, cada país decida seguir o no adelante”, y pide que no se pacte todavía una muerte súbita, ya que “sería un mal mensaje para los inversionistas”.

Cabe destacar que no existe ningún acuerdo comercial en el mundo que fije de antemano una fecha de caducidad, lo cual es considerado por expertos como muy nocivo para la inversión transfronteriza.

Durante la quinta ronda de negociaciones que arranca esta semana en la CDMX, el Gobierno de Enrique Peña Nieto aprovechará para pedir que Estados Unidos presente más información sobre otra polémica propuesta: elevar del 62.5 por ciento al 85 por ciento, el porcentaje mínimo de partes de un automóvil que se hayan producido en alguno de los tres países, lo cual considera Guajardo “sería muy rígido para la industria automotriz”.

Willbur Ross, el secretario de Comercio de Estados Unidos dijo desde el martes que una posible ruptura del TLCAN sería malo para ellos, pero “devastador” para México, no obstante Guajardo afirma que “la ausencia del pacto no quiere decir que el comercio se acabe, aunque habría un impacto fuerte”.

El funcionario admitió que aunque para Estados Unidos, nuestro país solo representa el 4 por ciento de su PIB (mientras que para México es el 40 por ciento), cuando se hace un análisis geográfico del comercio, se puede apreciar que se tocan fibras muy sensibles en el Senado norteamericano.

Según Guajardo, los propios republicanos han pedido a Trump que tenga cuidado al renunciar el TLCAN, ya que los estados controlados por dicho partido son los que más dependen de las exportaciones agropecuarias y agroindustriales a México.

A pesar de que el Gobierno mexicano trabaja por lograr un acuerdo, no se descarta que Estados Unidos se termine levantando de la mesa de negociaciones, sin embargo el secretario de Economía, considera que la probabilidad de que eso suceda este año “no es alta”.

Por último, Guajardo dijo que es necesario “abrir mayor espacio y tiempo para los negociadores técnicos”, luego de que se anunciara ayer que los tres ministros a cargo de la negociación no estarán presentes en esta quinta ronda.

“Dejémosles explorar el contenido de las complejas propuestas que se pusieron encima de la mesa en la cuarta ronda [que se celebró en Washington a mediados de octubre] y nosotros tomaremos contacto después del cierre para evaluar los avances”, sentenció el funcionario.

Aunque desde hoy una pequeña fracción de grupos de trabajo ha adelantado sus primeros encuentros para tratar temas más técnicos, los verdaderos alcances de esta quinta ronda podrán empezar a vislumbrarse a partir de mañana.

(Con información de El País)

Comentarios