Medio siglo de impunidad

- Publicidad -

Pasaron 50 años, y el 2 de octubre se ve y se siente. Este día nos ha enseñado que las tragedias no se superan dejando pasar el tiempo. La sangre que no se reconoce y el castigo que nunca llega, hace de cada aniversario una fecha de dolor y de vergüenza, que no se olvida.

Comentarios