Medio siglo después del “Bloody Sunday”, veterano británico imputado por asesinatos

30 de enero de 1972.- Un soldado británico somete a un manifestante católico durante el "Bloody Sunday". Foto: THOMPSON / AFP
- Publicidad -

Cuarenta y siete años después del “Bloody Sunday”, la justicia norirlandesa anunció el jueves acciones judiciales por asesinatos contra un veterano británico, una decisión considerada sin embargo insuficiente por familiares de las víctimas de este sombrío episodio de violencia entre republicanos y unionistas

Es la primera vez que se abren diligencias judiciales sobre este drama ocurrido el 30 de enero de 1972, durante los disturbios que padeció la provincia británica durante tres décadas, entre republicanos nacionalistas (católicos), partidarios de la reunificación de Irlanda, y leales unionistas (protestantes), defensores del mantenimiento bajo la autoridad de la Corona británica.

Aquel día, 13 militantes católicos resultaron muertos en Derry por un regimiento de paracaidistas británicos durante una manifestación pacífica organizada para protestar contra las internamientos de militantes de la comunidad católica, fuera de cualquier control judicial.

Una decimocuarta persona murió cinco meses mas tarde. Aquel traumatismo fue inmortalizado por el éxito del grupo irlandés U2 “Sunday Bloody Sunday” (1983).

Diecisiete soldados británicos esperaban las decisión de los servicios de acusación norirlandeses, que determinaron que había “suficientes pruebas disponibles para imputar a un exsoldado”, presentado como el “soldado F” por el asesinato de dos hombres e intentos de asesinato de otros cuatro.

Respecto a los demás 16 soldados británicos y dos exmiembros presuntos del Ejército republicano irlandés (IRA), las pruebas disponibles fueron consideradas “insuficientes” para generar acciones judiciales.

Antes del anuncio, familiares de las víctimas desfilaron en Derry por la mañana. bajo la lluvia, portando pancartas en blanco y negro de las personas muertas, con sus nombres y el mensaje “Justicia”.

En rueda de prensa, John Kelly, cuyo hermano de 17 años figuraba entre las víctimas, se declaró “terriblemente decepcionado” por que solo fuera imputado el “soldado F”, y anunció posibles recursos.

Pero se alegró por los allegados de las presuntas víctimas del “soldado F”: “Su victoria es nuestra victoria”.

Una organización de defensa de los veteranos, Justice for Northern Ireland Veterans, denunció en cambio la decisión.

“Ningún soldado debería ser encausado. Todo ello ocurrió hace 47 años, hay que saber poner punto final y mirar hacia adelante” dijo su fundador, Alan Barry.

El “soldado F” tendrá el apoyo del gobierno británico, que asumirá sus gastos de justicia, dijo el ministro de Defensa, Gavin Williamson

“Debemos gratitud a soldados que cumplieron su deber con valentía y distinción para traer la paz a Irlanda del Norte”, dijo.

Una investigación pública reveló en 2010 que las tropas británicas dispararon en primer lugar, e hicieron luego un informe engañoso sobre lo ocurrido.

El primer ministro británico, David Cameron, presentó entonces sus disculpas por estos hechos, que calificó de “injustificados e injustificables”.

Londres había anunciado el miércoles que los exsoldados culpables de crímenes durante aquellos disturbios podrían obtener una liberación anticipada, en el marco del Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

Este acuerdo de paz permitió a medio millar de paramilitares republicanos y unionistas salir de prisión tras haber purgado cortas penas.

Actualmente, el régimen de liberación cubre las infracciones cometidas de 1973 a 1998 pero el gobierno ha propuesto un proyecto de ley para ampliarlo a las infracciones cometidas desde 1968.

Aunque el IRA anunció en 2005 que abandonaba definitivamente las armas, grupos republicanos disidentes son sospechosos de seguir actuando, y persisten las tensiones.

En enero, un coche bomba estalló en Derry, y la policía sospechó de un grupo disidente “Nuevo IRA”.

(AFP)

Liam Wray, hermano de Jim Wray, una de las víctimas del “Bloody Sunday” posa frente a un mural dedicado a recordar la matanza de 1972

Comentarios