Más o menos ahí va el Frente

- Publicidad -

Todo parece indicar que el Frente Ciudadano por México más o menos avanza, aunque tenga todavía problemas muy importantes que resolver para llegar a su objetivo de que el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano presenten coaligados, sin mayores sobresaltos, un candidato más o menos competitivo en la elección presidencial de 2018.

Nunca he pensado que elaborar un programa común fuera mayor problema y eso aparentemente ya lo resolvieron, pues cumplieron en tiempo y forma con el trámite burocrático de presentar ante el INE su Plataforma Electoral.

El problema importante y cada vez más urgente de resolver es el de la selección de su candidato a la Presidencia, pero sobre todo, hacerlo de tal manera que con ello ganen y no pierdan adhesión del público.

Una vez que renunciaron a una elección primaria abierta a los ciudadanos o al menos a militantes de los tres partidos, que es el único método que les podía asegurar un sólido posicionamiento público de quien resultara electo, simplemente no hay método que les permita generar entusiasmo y ensanchar sus estrechos horizontes partidarios.

Hablan de encuestas y de evaluación de perfiles. Con eso no se resuelven fácilmente las ambiciones incompatibles de los aspirantes y solo se remarcará el temor que le tuvieron a que los electores decidieran, el carácter cupular de la decisión y su propio aislamiento.

Muy vinculado a la selección del candidato a la Presidencia está el problema de que se auto bautizaron Frente Ciudadano y ni lo son, ni mucho menos lo parecen.

Hasta ahora, por lo que públicamente se sabe, solo ha habido acercamientos de las personalidades del Frente con personalidades de algunas organizaciones que no se concretan en propuestas y menos aún en adhesiones específicas.

Más bien, estas intentonas muestran que el Frente, más allá de ciertos círculos de opinión, no genera movilización alguna.

Otro problema que quiero comentar es su reiterativa retórica, vacía y contradictoria, sobre el “gobierno de coalición” y el supuesto “cambio de régimen” que esto generaría. La verdad este discurso, aparentemente esencial en su oferta política, es una falacia solo sostenida por ignorancia o intención de engañar.

Me explico. Una característica esencial del sistema presidencial de gobierno es la elección por separado del Poder Ejecutivo en una sola persona y del Poder Legislativo en un cuerpo colegiado.

De ello se deriva la separación o independencia de ambas ramas de gobierno, la cual depende en realidad de la voluntad de los electores, más que de las disposiciones sobre el equilibrio de poderes establecidas formalmente en la Constitución.

Pregonar que se va a cambiar el presidencialismo sin cambiar esta característica esencial, la elección por separado de ambos poderes, es tratar de engañar al público. Es tratar de vendernos cuentas de vidrio con el objetivo de disfrazar la promesa vulgar de reparto de secretarías, que al parecer, sí es indispensable para que se concrete el Frente Ciudadano por México.

Nacho Marván  

[email protected]  

@Marxvan51

 

Comentarios