Más de 30 millones de empleados sin acceso a salud

Carecen además de prestaciones como vacaciones, aguinaldo o siquiera un contrato escrito.

- Publicidad -

La población ocupada que no tiene acceso a las instituciones de salud en México subió a 32.6 millones en el tercer trimestre de 2017, reveló la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que realiza el INEGI.

Estos números reflejan que prácticamente dos de cada tres personas (62.2%) que realizan alguna actividad productiva no cuentan con esta prestación.

El INEGI informó que son los hombres los que tienen la limitante de acceder a los servicios de salud.

De los 32.6 millones en esa condición, 20.4 millones son varones (62.6%) y las restantes 12.2 millones mujeres (37.4%).

“Es un dato grave, pues una de las principales prestaciones que se otorga a la población ocupada es tener acceso a alguna institución de salud. Esto muestra que la gran mayoría de personas que poseen una fuente de ingresos no se encuentra en el sector formal de la economía”, comentó Héctor Magaña, profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

A este problema se le agrega que gran parte de la población gana menos de uno y hasta tres salarios mínimos (61.3%), lo que implica que parte del ingreso, que es bajo, lo usen en temas relacionados a salud, limitando más los recursos, añadió el también coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN).

La mitad de esta cifra corresponde a trabajadores por cuenta propia y empleadores, en tanto que la otra mitad corresponde a trabajadores subordinados, es decir unos 16.2 millones de personas, que representan 45% de este segmento de la población ocupada.

Los datos del INEGI detallaron que millones de trabajadores subordinados y remunerados en México también laboran sin recibir algún tipo de prestación por su actividad.

De las 35.9 millones de personas que se emplearon bajo ese estatus en el tercer trimestre del año, 13.5 millones (37.6%) no reciben beneficios como aguinaldo, utilidades, vacaciones y prima vacacional entre otro tipo de prestaciones.

El no tener acceso a prestaciones es una agravante al calcular el beneficio real que reciben los trabajadores al prestar sus servicios.

Esta falta afecta aún más su nivel salarial haciendo que la mayor parte de sus ingresas se destinen únicamente a necesidades básicas comentó Magaña.

Como ejemplo, expuso que una vez que las personas alcancen la edad de jubilación, si no cuentan con esa prestación y no han hecho aportaciones a su Afore, difícilmente van a gozar de una calidad de vida adecuada.

Inegi también informó que 15.9 millones de trabajadores subordinados y remunerados en México laboran sin tener un contrato escrito.

La población desocupada en México se sitúo en 1.9 millones durante el tercer trimestre del año, una tasa de desempleo de 3.6% como proporción de la población económicamente activa.

El nivel de desempleo se ubica en niveles bajos, éste ha ido de la mano de una generación de empleos con baja calificación e ingreso.

Según la estructura de la desocupación en el país, casi la mitad de ellos (47.5%) son personas con un nivel de estudios medio y superior y superior.

“Todo indica que los empleos que se generan no requieren de alta capacidad técnica y por ello se observa que su retribución es baja, que podría ir de uno a tres salarios mínimos que es donde se ha concentrado la mayor cantidad de empleos generados”, explicó el investigador del Tecnológico de Monterrey.

Esto es resultado de que los niveles de la economía informal siguen siendo elevados, a pesar de los esfuerzos que se han hecho por mejorar la ocupación en el sector formal del país.

En el tercer trimestre de 2017, todas las modalidades de empleo informal sumaron 30 millones de personas, para un alza de 0.4% respecto al mismo periodo de 2016 y representó 57.2% de la población ocupada.

(Con información de El Universal)

Comentarios