Madre y hermana de Lozoya reciben 67 mdp en dos años

Se desempeñaban como maestra de clases particulares y estudiante, respectivamente

Emilio Lozoya. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

La madre y la hermana de Emilio Lozoya Austin recibieron en dos años depósitos en sus cuentas bancarias que ascienden a los 67 millones de pesos.

Lo anterior, pese a que Gilda Austin, madre del exdirector de Pemex, ha declarado ser maestra de clases particulares; y la hermana del exfuncionario peñista, Gilda Susana Lozoya, una estudiante.

Durante la audiencia inicial del caso, en la que el juez Jesús Eduardo Vázquez decidió vincular a proceso a Gilda Austin por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, los cuales, en su conjunto, podrían sumar hasta 25 años de cárcel, la madre del exdirector de Pemex fue acusada de ayudar a su hijo a esconder recursos millonarios que procedían de presuntos sobornos que le habría pagado la empresa Odebrecht, a cambio de beneficiarlos con contratos durante la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Según la Fiscalía, en 2009 una cuenta bancaria en México, cuyas últimas cinco cifras son 78154 y en la que también era cotitular  Emilio Lozoya, Gilda Austin recibió depósitos por al menos 7 millones 400 mil pesos procedentes de Suiza, de parte de la empresa fachada Tochos Holdings Limited, de la que es copropietario Emilio y su hermana Gilda. 

El 16 de noviembre de 2010, la misma cuenta recibió otros 5 millones de pesos.

Y el 23 de noviembre 2012, un último depósito por 185 mil dólares (2 millones 401 mil pesos mexicanos) coincidentemente pocos días antes de que Emilio Lozoya fuera nombrado director general de Pemex.

En ese último año, Gilda Austin declaró ante el fisco mexicano que no tuvo ingresos.

Hay un marcado incumplimiento de deberes fiscales que muestran una intención dolosa de ocultar recursos que la señora Gilda Austin sabía que eran de procedencia ilícita”, insistió la Fiscalía, que preguntó en la audiencia cómo una maestra particular podría amasar tal cantidad de dinero, que además no declaró ante la Hacienda mexicana, ni tampoco en Alemania, país donde residía hasta su reciente extradición. 

Este fue uno de los motivos que consideró el juez para iniciar un proceso judicial en contra de la madre de Lozoya.

Por su parte, Gilda Lozoya, hermana de Emilio, era la única beneficiaria de Latin America Asia Capital Holding LTD, una empresa offshore encallada en las Islas Vírgenes que recibió depósitos por hasta 3 millones 150 mil dólares (60 millones de pesos, aproximadamente) entre abril y junio de 2012 de otra compañía vinculada a la constructora Odebrecht: Innovation Research Engineering.

El banco Gonet & Cie, donde se encontraba abierta la cuenta de Latin America Asia Capital Holding LTD notó inconsistencias entre la ocupación (estudiante) y la abultada cuenta bancaria de Gilda Lozoya motivo por el cual  decidió clausurar la cuenta el 22 de junio de 2012 y emitir alertas por posible lavado de dinero. 

La hermana (de Emilio Lozoya) dijo que era estudiante, pero recibió millones de dólares en su cuenta. Hay elementos para que pueda ser considerada como testaferro (de Emilio Lozoya)”, acusó el Ministerio Público, haciendo referencia a que Gilda Lozoya podría ser una prestanombres de su hermano Emilio.

Durante la audiencia en la que se dictó prisión domiciliaria a la madre de Lozoya Austin, su abogado Javier Coello Trejo, afirmó que no es ilegal recibir esa cantidad de dinero y reprochó que las autoridades no investigaran a fondo pues los recursos serían destinados para el pago de un notario.

Además, señaló que el dinero depositado en la cuenta de Gilda Austin y de Emilio Lozoya provenía de una relación comercial lícita entre particulares” por unas asesorías financieras que Lozoya habría dado a Odebrecht para acceder al mercado mexicano, antes de que Lozoya fuera funcionario de Gobierno a finales de 2012. 

Es dinero lícito, no son sobornos”, aseveró.

El juez de control Jesús Eduardo Vázquez decretó la vinculación por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, y dictó, además, tres medidas cautelares para que evitar que la mujer, de 71 años, pueda sustraerse de la justicia: arraigo domiciliario, retiro del pasaporte, y vigilancia policial las 24 horas, tanto en el exterior como en el interior de su domicilio.

La Fiscalía tendrá un plazo de seis meses para presentar pruebas complementarias del caso.

Se estima que Emilio Lozoya habría recibido de Odebrecht sobornos por 9.15 millones de dólares. Mientras que de la empresa Altos Hornos, habría recibido otros sobornos por 3.4 millones de dólares, sumando entre ambos casos más de 12.5 millones de dólares.

(Con información de Animal Político)

Comentarios