Lucha Corral-gobierno federal: la corrupción en el centro

Tras la detención de Alejandro Gutiérrez, se desató una batalla; hoy, el blanco es el gobernador

- Publicidad -

Dos postales muy diferentes. En una, el priista-panista-priista Javier Lozano se suma al equipo cercano a José Antonio Meade, incluidos en la imagen Ochoa Reza y Aurelio Nuño.

En otra, con un telón de fondo, políticos del PAN, del PRD, independientes, intelectuales e integrantes del Sistema Nacional Anticorrupción respaldan a Javier Corral, mientras lee un discurso de casi 20 minutos para hacerle un llamado al gobierno de Enrique Peña Nieto: detener el condicionamiento de recursos federales al estado de Chihuahua, “ahorcado” financieramente tras el mandato del hoy prófugo César Duarte y después de la detención del ex secretario adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez, por un desvío de 250 millones de pesos para su partido, a raíz de una investigación de la fiscalía chihuahuense.

En plena época de precampañas, la presumible corrupción de exfuncionarios de Chihuahua, de la Secretaría de Hacienda federal y de dirigentes priistas en tiempos de Manlio Fabio Beltrones como presidente del partido saltó a la portada del The New York Times y se ha puesto en el centro de la agenda pública en México, con dos personajes como protagonistas exactamente opuestos en sus propósitos, el gobernador panista Javier Corral y el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El primero pone sobre la mesa el objetivo de abrir las cloacas de un “modus operandi” de corrupción política e impunidad y el otro a través de sus actos y reacciones evidencia que busca hacer lo que esté en sus manos para continuar en el poder.

Así, se ha desatado una lucha en la que algunos medios de comunicación ya se han involucrado con portadas “coincidentes” que cuestionan a Javier Corral, independientemente de los señalamientos que ha emprendido La Jornada para que se esclarezca el asesinato de su corresponsal en Chihuahua, Miroslava Breach.

Incluso este sábado, un día antes de la “reunión informativa” convocada por Javier Corral para este domingo 14 de enero, a las 11:00 horas en la Plaza del Ángel —en la que expondrá lo que llama la “represalia económica” del gobierno federal contra Chihuahua—, se publicó un desplegado contra el gobernador en el periódico Reforma.

El texto publicado a una plana, en la página 5 de la sección principal del diario, dice en la parte superior: “Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua”, y a lo largo de siete párrafos expresa la intención de un grupo de personas por acompañarlo a una plaza pública tras su convocatoria. Sin embargo, todo tiene un tono irónico y concluye con la idea de que, en realidad, no podrán estar con él porque “están muertos”, y cierra: “Los abajo firmantes: más de 2,400 muertes en lo que va de tu gobierno”. En la zona inferior, la página está ilustrada con cruces negras que asemejan un cementerio.

En una parte del desplegado se indica: “Cómo quisiéramos acompañarte, Corral, escuchar tus discursos, tus arengas, con esa enjundia que te caracteriza, tu dedo flamígero señalando a los malos, tu discurso incendiario y tus frases del Che Guevara”.

Y también: “Lanzar consignas contra la prensa vendida, agarrar parejo contra cualquiera que se atreva a contradecirte, como lo hacía Chávez, como lo hace Maduro”.

Se trata de una batalla que apenas comienza, quizá, y que se ha materializado en palabras lanzadas por Corral, pero también por el presidente Enrique Peña Nieto.

El gobernador, en su conferencia, dijo por ejemplo: “Me he limitado a señalar los hechos. Estamos conscientes que hemos tocado el modus operandi de la corrupción política en México de la que toda la nación habla, con la diferencia de que nosotros lo hemos acreditado técnica y documentalmente”, y: “No nos van a doblegar, no vamos a negociar esta investigación”.

Peña Nieto reaccionó con estas palabras, cuando le preguntaron sobre los señalamientos hechos por el panista:  “Creo que el Gobierno de la República no puede ni merece ser descalificado y menos señalado por estar respaldando o no respaldando al Gobierno de Chihuahua. Para el presidente de la República, ni reconoce ni acusa recibo de diferencia alguna, más que de amplia disposición de colaborar y de apoyar a todos los gobiernos de cualquier entidad federativa, sin importar el origen partidario”.

Y sobre la conferencia de Corral indicó: “Lo que hoy recogí fue una conferencia de prensa que más parecía un acto político y auténticamente cargado de signo partidario, entonces ante ello, quien hace un acto partidario, pues el presidente de la República simplemente se conducirá con su vocación democrática, con absoluta imparcialidad y apegado estrictamente a derecho”.

LA CORRUPCIÓN EN CHIHUAHUA

El actual gobierno de Chihuahua ha acreditado y judicializado el desvío de mil 200 millones de pesos por parte de la administración del exgobernador de la entidad, César Duarte.

Esa cifra de dinero ya está asentada en carpetas judiciales, sin embargo, el gobernador Javier Corral ha denunciado que en total asciende a 6 mil millones de pesos el daño a las arcas estatales.

Además del priista Alejandro Gutiérrez, quien ya está preso por el desvío de 250 millones de pesos, la Fiscalía de Chihuahua acusa a un funcionario de la Secretaría de Hacienda federal de estar involucrado en el uso de recursos públicos para las campañas del PRI en 2016.

Se trata de Alfonso Isaac Gamboa Lozano, quIen es el titular de la Unidad de Política y Control Presupuestal de la dependencia.

EL DINERO QUE NO HA LLEGADO

Luego de los reclamos de Corral al Gobierno federal por el freno de 700 millones de pesos que corresponden a Chihuahua, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, justificó que dos pagos de recursos a la entidad fallaron por “una cuenta de banco equivocada” en un caso, y por insuficiencia presupuestaria en otro.

Sobre el convenio para pagar 700 millones de pesos al estado, González justificó que no hay suficiencia presupuestaria.

“La cláusula dos del convenio dice que estos recursos están sujetos a suficiencia presupuestal” (…) “Los otros convenios que pudimos pagar se pagaron, este no; hubo otros estados que tampoco se pagaron”, dijo.

Hace unos días, se reveló que no solo Chihuahua ha resultado afectado en cuestión de fondos federales, sino que —en general— entidades gobernadas por partidos de la oposición recibieron en 2017 menos recursos de un fondo administrado por la Secretaría de Hacienda por Provisiones Salariales y Económicas.

El asunto es el dinero, pero también la corrupción, que está en el centro del choque entre Corral y el gobierno federal, de cara a las elecciones presidenciales, del Congreso, locales y de 9 gubernaturas, del próximo 1 de julio. ¿Veremos un antes y después a partir de la exhibición de la mega chapuza priista, o se abrirán otros lodazales donde la clase política toda acabe empatada en el arte del chanchullo?

Comentarios