Los que se fueron, los que llegaron. La poesía directa de Javier Cravioto

Un libro que "habla de épocas pasadas pero que se juntan con el hoy y plantean lo que viene hacia adelante"

- Publicidad -

El poeta Javier Cravioto Padilla presenta “Los que se fueron, lo que llegaron” un libro de poesía editado por Abismos Casa Editorial el cual nos hace conscientes de lo importante que es el presente con las personas, paisajes y situaciones que nos rodean, pues todo tiene una temporalidad, nada es para siempre, y la mayor parte del tiempo no apreciamos su importancia, hasta que se vuelven pasado.

En conversación telefónica nos habla de esta edición que, consta de 93 páginas, lo cual es más que suficiente pues sus poemas son directos y en ocasiones demoledores.

 -Su forma de escribir-

La forma que yo encontré es el resumen de la idea, la concreción de la idea, no tiene que ver con que no haya una historia a lo largo del libro, es decir, no son poemas sueltos sino que hay un sentido de historia.

Parte del proceso de la escritura es que uno escribe y después revisa y vuelve a revisar y mucha de esa revisión es pensar ‘esta idea la puedo decir con muchas menos palabras, no tengo que abundar tanto’ porque es la unión de palabras que deben formar una idea.

El chiste de la poesía es unir palabras que sí formen una idea de fondo, aunque a final de cuentas es un misterio en el sentido que no hay una claridad tal de como se construye una oración normalmente, es decir, sujeto, verbo y predicado, pero el sentido de la poesía, por lo menos de lo que yo escribo es que con este conjunto de palabras sí se exprese la idea que quiero expresar.

-Al estar dividido en dos partes, nos recuerda a los discos antiguos que tenían un lado A y un lado B-

Algo que pasó en una de las revisiones, es que la editora Martha Mega cuando estaba trabajando con ella, hasta nos reíamos, pues había uno de los poemas que ella me decía “Este de plano está muy Lupita D´Alessio”, pero yo le preguntaba ¿es por la musicalidad o porque me estoy tirando a llorar?

Pero sí, obviamente la poesía y la música están completamente ligadas, hay una influencia en un sentido o en otro, ayer alguien me hacía ver que Juan Gabriel en la construcción de muchas de sus canciones son decasílabos, hay una poesía muy armada. Y yo comentaba que la canción que interpretan Los Panchos que dice: “Si tú me dices ‘¡ven!’, lo dejo todo”, eso no es más que un poema de Amado Nervo.

No soy muy musical, pero sí creo que en una canción, cuando se acaba, se entendió la historia.

-¿Por qué la división de los que se fueron y los que llegaron?-

Parto de una idea de la distancia, ¿qué implica para todos la distancia en el tiempo? Y a cada uno, dependiendo de la vida que hayamos tenido nos marcó en diferentes momentos y por diferentes circunstancias y situaciones que en muchos casos fueron intrascendentes y en otro caso fueron fundamentales, por ejemplo, a lo mejor de niño (recibir) un regalo tal vez, en ese momento fue trascendente, fue lo más importante y con el tiempo ya hasta se olvidó, pero a lo mejor hoy, de adultos, recibimos un regalo y en ese momento vuelve a ser muy trascendente.

Entonces, lo que plantea el libro en la primera parte de “Los que se fueron”, nos habla de esa añoranza, de esa melancolía detrás de las situaciones que nos pasaron en diferentes etapas, de los recuerdos que tenemos, de cosas, de personas, lugares, pero el tema importante es que nos marcaron, que dejaron huella. Lo cual es un tema muy personal.

Habla de esas huellas que quedaron en ese lapso de tiempo y se enlaza con la segunda parte de “Los que llegaron” en una idea fundamental: es que los que llegaron también pasarán.

Hoy en día tenemos una circunstancia distinta, pues tenemos personas, afectos, amores distintos a los que tuvimos hace muchos años y a lo mejor no pensamos que van a dejar huella, porque a lo mejor no estamos planteando que algún día ya no van a estar, entonces los valoramos de una forma distinta.

Pero el fondo del libro es decir: esto también pasará, esto también va a dejar huella.  Hoy podemos ver un paisaje, podemos ver un árbol, podemos ver un camino, pero hacia adelante posiblemente también eso nos deje una huella y una marca.

Habla mucho de elementos naturales, del árbol del mar, pero también del caminar, de las calles y por supuesto de las personas que participaron en diferentes momentos.

-Senderos diferentes-

En uno de los poemas, que se llama Explicaciones, el último verso dice “Y después de las gotas, los recuerdos, el dolor por los muertos, el éxodo de las tribus, cada tribu en un camino distinto”, es decir, todos vamos (en un camino), porque hay cosas comunes pero a final de cuentas cada tribu en un camino distinto.

-Con la pandemia, ¿hay espacio para la poesía?-

Yo no sé que digan los datos, pero por ahí leí que la gente no estaba leyendo más, pero lo medían desde el punto de vista de si la gente estaba comprando más libros, entonces la respuesta era que no.

Pero queda espacio para decir que la gente estaba leyendo lo que tenía en su casa, esa es una parte, por otro lado, creo que el encierro creó mucho estrés, donde no sé si teníamos la capacidad como para dedicarlo a la lectura, yo creo que había mucho tiempo para preocuparse por la economía o una serie de factores que no necesariamente te dan un tiempo de ocio.

Pero yo creo que la poesía es algo que se lee permanentemente, tal vez no haya la costumbre, pero lo que yo sí creo es que quien empieza a leer poesía, se engancha muy rápidamente y sigue leyendo poesía.

La poesía tiene ese simbolismo, ese misterio que nos ayuda a todos, no a entender el mundo, porque la poesía no explica el mundo, pero sí nos plantea sus misterios donde todos vamos en la misma línea y cada quien lo interpreta de una forma u otra.

A mí me llama mucho la atención el libro de Rig Veda, que es el más importante del hinduismo que es un texto que pasa de voz en voz desde 1500 años antes de Cristo, son himnos a los dioses y la primera persona que lo pone por escrito fue 1500 años después de Cristo, entonces pasan tres mil años de himnos que pasan de generación en generación, y cada quien lo habrá interpretado en su época de cierta forma.

Comentarios