Los Ojos de todos sobre Rigoberto Salgado

El delegado de Tláhuac compareció este miércoles ante la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

- Publicidad -

Rigoberto Salgado, militante de MORENA, fue citado a comparecer luego del operativo en el que fue abatido un presunto criminal apodado El Ojos, líder de un grupo delictivo dedicado al narcomenudeo con presencia en Tláhuac, Xochimilco y ramificaciones hasta en Ciudad Universitaria.

Rigo, como le llaman sus cercanos, negó conocer o estar involucrado con el criminal.

Aseguró que luego de que los medios de comunicación dieron a conocer su domicilio particular, ese lugar ya no es seguro para vivir.

Los diputados del PAN, PRD, Verde Ecologista y PRI le cuestionaron su cercanía con el abatido criminal y particularmente le preguntaron sobre las actividades de narcomenudeo en la demarcación que “gobierna”.

También lo cuestionaron por el presunto enriquecimiento a partir de que es delgado.

Rigoberto Salgado negó, evadió, fue impreciso en cada una de sus argumentaciones, que no respuestas, a las preguntas de los legisladores.

“No he venido a limpiar mi nombre, he venido a aclarar situaciones que se han estado planteando”, lanzó al vacío.

Los diputados de MORENA, intentaron defender a Salgado con poco éxito.

Pidieron la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, cuestionaron la política de seguridad del Gobierno central, pero la endeble protección al correligionario dejó mucho qué desear.

Rigo Salgado estuvo todo el tiempo asistido por personal que le pasaba carpetas, notas, tarjetas. Intentó ironizar, quiso imitar a su líder López Obrador en sus respuestas, pero nunca lo logró.

Aparentemente tranquilo, Salgado, el derrotado operador de MORENA en el oriente del Estado de México, quiso justificar su ausencia en las reuniones de seguridad pública con la Secretaría del ramo diciendo que la relación “institucional” con el Gobierno está demostrada porque funcionarios de su demarcación asistían a esas reuniones.

Aseguró tener la capacidad de garantizar la gobernabilidad en Tláhuac, aunque calificó el operativo en que la Marina abatió a El Ojos como un “evento desafortunado”.

Rigoberto Salgado Vázquez negó, una y otra vez,  haber sido omiso en sus responsabilidades como jefe delegacional.

La comparecencia de Salgado Vázquez podría sintetizarse en una de las frases que se escucharon de uno de los legisladores de la ciudad: “Esto no se trata de que Rigo es amor, sino si cumple con sus obligaciones”.

Comentarios