LOS LIBROS: “LAS NUEVAS BALAS”

- Publicidad -

El presidente López Obrador lanzó en Sinaloa el Plan Nacional de Lectura.

Ahí se dijo que nuestro país estaba reprobado en la materia. De acuerdo a la UNESCO, México ocupa el lugar 107 entre 108 países. Solo el 2% de la población tiene el hábito de la lectura.

Mientras en España se leen 7.5 libros al año y en Alemania 12, los mexicanos, en el mejor de los casos, llegamos a leer 2 o 3.

El director del Fondo de Cultura, Paco Ignacio Taibo II llamó a los libros “las nuevas balas de un proceso liberador” y dijo que se regalarían libros para fomentar la lectura.

Y aquí es donde vale la pena hacer algunas reflexiones: es cierto que los libros son caros, pero no es la única razón por la cual los mexicanos no somos lectores.

La lectura es un hábito que no se inculca en las escuelas, ni en la familia, ni en la sociedad.

Haría falta un programa integral, promovido desde la Secretaría de Educación Pública para que los medios de comunicación, las empresas, los partidos políticos, las iglesias, los sindicatos participen en esa gran cruzada por la lectura.

Pero haría falta algo más: que los funcionarios pongan el ejemplo. Que hablen con corrección, con buena sintaxis, evitando expresiones vulgares y el lenguaje violento tan usual en estos tiempos.

Si de lo que se trata es de combatir la crisis moral por la que atraviesa México, las autoridades deberían comenzar por promover el prototipo de un mexicano culto y civilizado.

Un individuo que lee es distinto al que no lo hace. Para empezar, incorpora valores. Al decir, como se dice todos los días, que no se va a sancionar a quien roba por necesidad, se premia, en automático la falta de lectura. 

Comentarios