López Obrador, ¿sobre aprobado?

- Publicidad -

De acuerdo a una encuesta nacional de El Financiero realizada el mes pasado y publicada por el diario este lunes, el Presidente López Obrador cerró 2019 con un nivel de aprobación ciudadana de 72 por ciento, en diciembre, cuatro puntos por arriba del mes anterior; en el mismo estudio, la desaprobación al Mandatario registró 27 por ciento, la más baja desde abril de 2019, y la primera medición por debajo de 30 por ciento desde mayo pasado.

La encuesta también revela que el Presidente registró una mejora de seis puntos en su imagen de liderazgo, al pasar de 52 a 58 por ciento de opinión favorable, entre noviembre y diciembre; así como una mejora en la percepción de capacidad para dar resultados, al subir siete puntos la opinión favorable, de 44 a 51 por ciento.

Como casi cualquier noticia, esta encuesta dividió a la opinión pública, mientras la oposición, sus representantes y personajes afines, palidecían con las cifras y recalcaban cada una de las pifias que, desde su punto de vista, había cometido a lo largo de 13 meses el Mandatario, como si con esto fueran a revertir los datos duros de la encuesta; por su parte, el movimiento de la 4T se regodeaba con la aprobación que le asestaba un golpe más a la oposición que denominan moralmente derrotada”.   

La realidad actual del país, es consecuencia de las herencias del pasado, en cualquier caso lo es, pero también de los claroscuros de la gestión de López Obrador, 13 meses después, hay una responsabilidad implícita e innegable.

Si bien México no se encuentra en una situación acorde a los pronósticos de los agoreros del desastre, tampoco estamos como lo tenía previsto, al menos en el discurso, Andrés Manuel.

Y desgraciadamente, la narrativa sigue sin cambiar ni evolucionar, cuántas culpas se puedan alojar en el pasado, ese será el blanco; y por otro lado el frente opositor conformado por el PAN, el PRD y Felipe Calderón, siguen soñando con las elecciones intermedias de 2021 pero no han hecho nada para ello; su narrativa se sigue centrando en tratar de exhibir los errores de esta Administración sin aportar nada nuevo; y con la aprehensión de Genaro García Luna en Estados Unidos por recibir sobornos del Cártel de Sinaloa y tráfico de drogas, y su eventual negociación para cooperar, las aves carroñeras vuelan al menos sobre el ex Presidente, quien fue el que más poder le otorgó y definitivamente, por omisión o colusión, no saldrá limpio.

El 72 por ciento de aprobación que tiene López Obrador ¿lo convierte en un Presidente sobre aprobado?, probablemente, sin embargo, esos son los datos duros, aunque en realidad pueda representar el nivel de esperanza de una sociedad, que ya no estaba dispuesta a creer.

Adicionalmente, mientras López Obrador siga siendo el dueño de la narrativa, el que marca todos los días la agenda política y no haya otras figuras políticas capaces de constituirse como alternativas reales y deseables para la sociedad -porque ninguno de los que hoy juegan lo son- los niveles de aprobación del Presidente se mantendrán a pesar del desgaste y de los errores de su Administración.

Mientras la oposición” siga perdiendo el tiempo glorificando Glorias” y ganando los certámenes del mejor meme, en el 2021 se van a topar con pared.

Comentarios