Lo más sonado de la semana #7: ASF detectó desvíos de 1.4 mmdp destinados a salud en gestión de Javier Duarte

- Publicidad -

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó y reportó “un probable daño y perjuicio a la Hacienda Pública federal” durante los primeros cinco años del gobierno de Javier Duarte que asciende a 1 mil 427 millones de pesos pertenecientes al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA).

Los recursos debieron destinarse a la atención sanitaria, compra de medicamentos, mejoras en la calidad del servicio para la población objetivo, entre ellas, la oncológica.

Pero, al no hacerse así, la ASF presentó tres denuncias de hecho: dos ante la PGR y otra en la fiscalía de Veracruz, y mantiene abiertas 11 investigaciones más. 

En 2015, la ASF informó que en la época de Duarte se justificaron 4 mil 882 millones 69 mil pesos destinados al FASSA, de los cuales, 3 mil 816 millones 373 fueron para pagar el servicio del personal y solo 368 millones 631 mil pesos para la comprar de medicamentos.

Además, 491 millones 825 mil pesos se justificaron con el pago de servicios generales; 152 millones 388 mil pesos para adquirir materiales y suministros, y el resto en transferencia y bienes inmuebles.

Entre otras de las irregularidades detectadas por la ASF, están un pago de 72 mil 767 pesos, más los intereses desviados de los recursos del FASSA en 2015, para pagar a un trabajador que carece de la documentación que acredite el perfil de la plaza bajo la cual cobró sueldos.

También figura el pago de 24 millones 137 mil pesos de nómina para 79 servidores públicos que fueron comisionados al sindicato, los cuales contaron con la autorización de la Dirección General de Recursos Humanos de la Secretaría de Salud Federal.

Y en lo que respecta al año 2014, el órgano fiscalizador reportó el mayor “probable perjuicio” a la Hacienda Pública por un monto superior a los mil millones de pesos transferidos a la Secretaría de Finanzas y Planeación del gobierno de Veracruz y que no llegaron a los servicios de salud estatal.

La ASF detectó, entre otras irregularidades, que se destinaron 250 mil pesos para cubrir el pago a un proveedor “sin amortizar el anticipo que fue pagado a este con anterioridad”, careciendo de respaldo documental.

Además, la ASF reportó que 139 millones 58 mil 820 pesos, recursos aportados por la federación dentro del Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad en los Servicios de Salud, no se ejercieron ni tampoco fueron integrados a la Tesorería de la Federación el 31 de diciembre de 2014.

(Con información de Milenio)

Comentarios