Lo más sonado de la semana #7: Advierten ocupación en 40% de la vía del Tren Maya

Aseguran afectados que, más que una “relocalización consensuada”, las autoridades pretenden ejecutar un “desalojo forzoso”

Palenque, Chiapas, 16 Sep 2018. Imagen de uno de los segmentos de la ruta planeada para el Tren Maya. Foto: NOTIMEX/FOTO/ARTURO MONROY/AMH/EBF/TURISMO15/TREN
- Publicidad -

Documentos oficiales de Fonatur revelan que  en 294 de los 724 kilómetros en construcción del Tren Maya, hay invasiones”.

Un ejemplo es Campeche, donde un par de rieles que atraviesan por más de 2 kilómetros los barrios Camino Real, La Ermita y Santa Lucía, afectan a casi 300 casas y negocios.

Lo anterior obstaculizará lo que las autoridades llaman relocalización consensuada” y que los afectados consideran un desalojo forzoso”.

Sus viviendas no están a 20 metros de los ejes como lo establece la normatividad.

Es decir, en 40% del trazo hay una problemática potencial como la de estos barrios.

Ellos argumentan que no son invasores y que tienen manera de probar que nacieron en el lugar y desde entonces utilizan las casas.

No somos invasores. Yo aquí nací. Somos ya cinco generaciones de mi familia. Aquí rezo a mis muertos, aquí vivieron mis abuelos y de aquí salieron mis hijos. De aquí no me voy”, dice Guadalupe Gutiérrez, una mujer de 63 años y cabeza de esta defensa de hogares.

En 1938, cuando se hace la conectividad ferroviaria de Yucatán con el resto de la República, mi abuelo donó terrenos y nos hicimos hasta donde las autoridades nos dijeron que nos tocaba habitar. No somos invasores, estamos aquí antes de que llegara el tren”, refiere Gutiérrez , quien cuenta con documentos de finales del siglo XIX que amparan su versión.

Nuestra propuesta siempre ha sido la relocalización de las vías del ferrocarril. ¿Por qué no puede haber un libramiento fuera de la ciudad y tienen que desplazarnos?”, argumenta, tuvimos una reunión con Fonatur y fue ríspida. Dijeron que el tren iba a pasar sí o sí”.

En junio de 2020, el Fonatur aseguró que planteará soluciones adecuadas con cada familia de Campeche que tenga una propiedad en el derecho de vía del Tren Maya y que trabaja con ONU Hábitat, a la que paga 5 millones de dólares, para elaborar un Protocolo de Relocalización Consensuada.

Sin embargo, y pese a interponer recursos legales para defenderse de una reubicación forzada, vecinos aseguran haber recibido visitas intimidantes” por personas que se identificaron como miembros del Fonatur y ONU Hábitat, quienes les preguntaban dónde se reunían y quiénes eran los líderes.

Kalycho Escoffié es un jurista por la Universidad Autónoma de Yucatán que asesora a los inconformes y lleva el amparo que ha presentado el colectivo de los Tres Barrios de Campeche contra Fonatur, la Presidencia de la República y la Secretaría de Turismo para detener las obras y que lo que se relocalice sean las vías del Tren Maya y no las personas.

Cuenta que un juzgado otorgó una suspensión para que Fonatur, con ONU Hábitat, no pudiera seguir realizando visitas a los barrios para hacer el censo de afectados y predios mientras se resuelve el proceso judicial, pero ahora son personas que se identifican como empleados de Carlos Slim cuyas empresas se encargan del Tramo 2 del Tren Maya, donde está Campeche, quienes merodean el lugar.

Fonatur dice que es un proceso de relocalización, pero esto es una violación de derechos humanos, ya que presionarles para que salgan de sus casas sin un procedimiento legal es un desalojo forzoso”, explica.

El discurso de las autoridades de denominar invasiones” a las personas que viven en el derecho de vía se refleja en el documento oficial de donde sale ese inventario que, de los 724 kilómetros, 294 tienen invasiones existentes” con mil 718 puntos. Estas páginas pertenecen a los más de mil 500 folios de Ingeniería Básica para los tramos 1, 2, 3 y 4, realizados por un contrato de 346 millones de pesos.

Al respecto, Fonatur reiteró que se reubicará a los vecinos y decidió no contestar qué ocurrirá en caso de que algunos se nieguen a abandonar sus hogares.

Si bien un cambio de ruta podría existir, ello eliminaría la posibilidad de un beneficio directo para los habitantes de estas colonias”, afirmó la dependencia.

(Con información de El Universal)

Comentarios