Lo más sonado de la semana #7: Acusado de lavado de dinero se integra a CEN del PRI

Parece que es requisito tener cola larga para llegar a ocupar un cargo dentro del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor

- Publicidad -

Ernesto Enríquez Rubio ha sido acusado de lavar dinero, ser prestanombres y operar a favor de las tabacaleras siendo funcionario público, sin embargo fue nombrado por el presidente del PRI, Enrique Ochoa, como secretario de gestión social del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) tricolor.

La carrera política de Enríquez Rubio estuvo vinculada con Carlos Hank González, con quien fue oficial mayor y subsecretario de Agricultura y Recursos Hidráulicos.

El flamante integrante del CEN, fue implicado en 1997 en delitos de lavado de dinero en Costa Rica, tras una investigación del Congreso de aquel país por supuestamente haber financiado la campaña presidencial de Miguel Ángel Rodríguez.

Y es que Hank tenía en el país tico varios negocios en el sector agrícola y ganadero, así que Enríquez viajaba frecuentemente para allá, sin embargo dejó de ir cuando se inició la investigación.

En 2005, como titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), fue cuestionado por la aprobación de un convenio con las empresas tabacaleras, las cuales habían prometido autorregular su publicidad y donar de 50 centavos a un peso por la venta de cada cajetilla.

Con ese convenio se frenó un impuesto que pretendía aprobar el poder Legislativo, por lo que la Comisión de la Función Pública de la Cámara de Diputados exigió inhabilitar a Enríquez, al considerar que el convenio era ilegal.

Miguel Ángel Toscano, entonces diputado por el PAN, señalo al titular de la Cofepris por dar la espalda al impuesto al cigarro.

“Yo hablé con Ernesto Enríquez Rubio y, en la primera llamada, me dijo que apoyaba la iniciativa al cien por ciento, y luego, en una segunda llamada alertó sobre que se ponía en riesgo el convenio de las cigarreras con la Secretaría de Salud y, en una última conversación, me dijo de plano que ya no la apoyaba”, detalló.

En 2004, la Procuraduría General de la República devolvió casi 11 toneladas de sulfato de pseudoefedrina a Zhenli Ye Gon porque la Cofepris le garantizó que el embarque, asegurado en el aeropuerto capitalino, era legal.

El empresario mexicano, de origen chino, reclamó la mercancía argumentando que tenía permisos legales y estaba destinado a los laboratorios Liomont, que tenía contrato para proveer al IMSS de antigripales y pastillas contra la hipertensión.

Cabe recodar que en 2007 sería encontrada en la residencia de Zhenli una montaña de dinero con más de 200 millones de dólares.

Enríquez Rubio, dejó el cargo en la Cofepris para irse a la campaña del candidato presidencial priista, Roberto Madrazo.

Aunque Ernesto Enríquez reconoció haber presidido empresas en Costa Rica, negó haber sido prestanombres de Hank.

Aseguró también que denunció la alteración de documentos en la aduana, en el caso de la pseudoefedrina asegurada por la PGR cuando era titular de la Cofepris.

Y se dijo dispuesto para aclarar o responder dudas sobre cualquier acto que haya realizado como servidor público.

En un comunicado emitido por Comunicación Social del PRI, aseguraron que en el caso de la indagatoria por el tráfico de pseudoefedrinas, Enríquez “se puso a la disposición de la PGR, la Función Pública y Salud para coadyuvar en la investigación, sin embargo, nunca fue citado”.

(Con información de Reforma)

Comentarios