Lo más sonado de la semana #4: Fitch baja expectativa de crecimiento para México

Solamente espera que sea del 1.6%, contrario al 2.1% que calculaba en diciembre; a pesar de que bajó su pronóstico a nivel global, considera que EEUU crecerá por encima de la tendencia

- Publicidad -

Debido a la drástica desaceleración que registró la economía mexicana durante el cuarto trimestre de 2018 y a que la debilidad de los datos se mantuvo en lo que va de 2019, la calificadora Fitch Ratings redujo su pronóstico de crecimiento para este año.

Fitch tenía contemplado para 2019 un crecimiento del 2.1 por ciento, esto en diciembre pasado, y lo redujo a solo 1.6 por ciento, en línea con los pronósticos del Banco de México (Banxico).

En su reporte, la calificadora comenta que a fines de febrero, Banxico redujo su rango de pronóstico de crecimiento para 2019 a 1.1 y 2.1%.

Parte de esto refleja factores transitorios, como el impacto del desabasto de combustible y las huelgas, pero también hay tendencias más persistentes que mantienen el crecimiento por debajo del potencial.

Se advierte que la producción de petróleo continúa disminuyendo, lo que reduce el crecimiento anual en un promedio de 0.25 puntos porcentuales y alerta respecto a que esa tendencia continuará durante los próximos dos o tres años.

Y se establece que la confianza empresarial está sufriendo la incertidumbre política generada por la nueva Administración.

En el reporte, la calificadora considera que el ritmo de creación de empleo en el sector formal se está desacelerando.

Las exportaciones automotrices se han visto afectadas por la desaceleración mundial en el sector.

Y, respecto al comportamiento de los precios, destaca que las recientes lecturas de inflación han sido más bajas de lo esperado, por lo que junto con la economía débil, hará que las autoridades estén más seguras de alcanzar las metas de inflación.

Pues con una caída a 3.9% interanual en febrero, la tasa de inflación está nuevamente dentro del rango objetivo por primera vez desde diciembre de 2016.

Destacó como riesgos inflacionarios potenciales los choques externos, lo cual llevaría a la depreciación del peso.

Además incluye el impacto de un aumento en el salario mínimo, que ejercerá una presión al alza sobre las ganancias.

A nivel global, Fitch Ratings también ajustó a la baja su pronóstico de crecimiento para este año, al pasar de 3.1 a 2.8 por ciento, pero descarta una posible recesión.

(Con información de El Universal y El Financiero)

Comentarios